Reflexión para hoy:

     

sábado, 27 de febrero de 2010

El Socialismo es un error intelectual


Todos los hombres y mujeres tenemos una connatural habilidad para crear.

En cualquier momento descubrimos nuevas herramientas, nuevas utilidades, nuevos objetivos, nuevos recursos, nuevas oportunidades de negocio, nuevas tecnologías que hacen prosperar y progresar a los pueblos.

Es imposible que el órgano director de un sistema socialista pueda disponer de la información o conocimientos que aún no han sido creados por millones de ciudadanos emprendedores. Dicho órgano director se obceca, a través de su ingeniería social, en construir una nueva sociedad a capricho; de moldear un nuevo hombre con ayuda del boletín oficial del Estado y del coactivo aparato policial. Pero si el órgano director quiere hacer viable su planificación deberá conocer lo que ocurrirá mañana. Y lo que acontezca mañana dependerá de una información empresarial que todavía no se conoce hoy. Esa es la contradicción del socialismo.

La propia esencia del socialismo entorpece o impide la concepción de esa información empresarial que es esencialmente la que requiere el órgano director socialista para dar un contenido coordinador a su gobierno. Este es el fundamento de que el socialismo es inviable, debido a que es imposible que pueda planificar eficazmente una sociedad con el objetivo de satisfacer las demandas de la ciudadanía si le resulta imposible conocer la verdadera planificación que realiza espontáneamente cada ciudadano desde que se levanta hasta que se acuesta. Sin perjuicio de impedir, con su política intervencionista y coactiva, que se produzca esa información natural, trascendental y voluntaria que en cualquier momento y en cualquier lugar genera cada persona.

No debemos achacar la imposibilidad del socialismo a que los que están arriba, los que gobiernan, son malvados y perversos; aunque la experiencia demuestra que la mayoría son bastante cabroncetes. Tampoco con las personas más bondadosas, socialistas de derechas o de izquierdas, bien intencionadas o dotadas de grandes conocimientos se podría gestionar una sociedad en base al sistema coactivo socialista intervencionista y planificador. Sería también un fracaso, puesto que resulta inalcanzable la utopía socialista por basarse en un error intelectual.


http://www.goear.com/listen/ceeda20/el-socialismo-es-un-error-intelectual-1-4-lodicecincinato



http://www.goear.com/listen/6c5b75d/el-socialismo-es-un-error-intelectual-2-4-lodicecincinato



http://www.goear.com/listen/29fb4c4/el-socialismo-es-un-error-intelectual-3-4-lodicecincinato



http://www.goear.com/listen/18e7a91/el-socialismo-es-un-error-intelectual-4-4-lodicecincinato

sábado, 20 de febrero de 2010

Redistribuir la riqueza de otro



Si un negocio es lucrativo es porque alguien lo gestiona con eficacia; personas valientes y diligentes que arriesgan sus ahorros en la inversión y que le dedican muchas horas sin disfrutar de ese limite de jornada que tienen los trabajadores que contrata. Los empleados tienen asegurado el sueldo mientras que a un empresario nadie le asegura un beneficio, salvo que sea amiguete del gobernante déspota de turno y le otorgue un monopolio, pero esto ya no es capitalismo democrático sino capitalismo de Estado o mercantilismo. Son diferencias sustanciales que hasta un tonto comprende, pero un socialista no estoy tan seguro puesto que la envidia por la prosperidad o fortuna de otro siempre le ciegan.

Hablando de los denostados emprendedores o empresarios, ¿por qué los trabajadores liberados que medran y parasitan en los sindicatos nunca montan un negocio arriesgando sus ahorros y patrimonio? Muy sencillo, porque dedicarle a un negocio más horas que lo que estipula la jornada oficial es duro y porque saben que existe el socialismo y, si va bien la inversión, al final algún sinvergüenza liberticida investido de poder popular podría quitárselo con ese invento de mierda denominado justicia social o redistribución de la riqueza que legitima el robo institucionalizado.





Supongamos que somos políticos populistas y que en un pequeño pueblo de 4 habitantes realizamos un experimento de ingeniería social para redistribuir la riqueza con la perversa intención, pensando en las próximas elecciones, de que todos los ciudadanos tengan asegurados 1000 euros como renta mínima. Por lo tanto, si el ciudadano “A” ha trabajado en su tierra obteniendo 2500 euros por su cosecha, le quitamos 1500 euros y lo repartimos entre los ciudadanos “B”, “C” y “D” que tienen menos ingresos y no superan el umbral de renta mínima.

Al ciudadano “B” le damos 1000 euros porque no obtuvo ninguna renta, ya que prefirió vender la tierra para irse de vacaciones con la idea de buscarse un empleo a su regreso y convertirse en un trabajador por cuenta ajena en una oficina u opositar para ser funcionario. Para este ciudadano, ser propietario de la tierra y sacarle un beneficio gestionándola con eficacia suponía mucha responsabilidad; además los trabajos del campo le parecían demasiado penosos y sacrificados.

Entregamos 400 euros al ciudadano “C” porque obtuvo sólo 600 euros en la venta de su cosecha al no poder recolectar toda porque perdió parte a causa de una granizada; sin embargo, este ciudadano en lugar de contratar un seguro agrario que le cubriera dicha contingencia prefirió comprar un móvil de última generación a cada uno de sus hijos.

Al ciudadano “D” le damos 100 euros porque vendió su cosecha a 900 euros, un precio menor que el obtenido por el ciudadano “A”, puesto que no le había dedicado tantas horas de trabajo para empaquetarla en condiciones y buscar mejores ofertas de transporte para llevar sus productos al mercado central como así lo hizo el ciudadano “A”.

¿Creéis que el ciudadano “A” se esforzará al mes siguiente para conseguir más beneficio? ¡No!, porque si sigue trabajando con la misma intensidad y responsabilidad para aumentar sus ingresos sabe que le van a obligar a entregar de nuevo parte del fruto de su esfuerzo para que se igualen las rentas de los demás. Así el ciudadano “A” pensará que el esfuerzo o la plena dedicación en el trabajo no sirven de nada y no trabajará más de lo necesario para alcanzar los 1000 euros. Cuando ocurre esto la cantidad total de ganancias a distribuir se habrá reducido; entonces, la cantidad mínima de renta garantizada para todos los ciudadanos habrá que disminuirla si nos obstinamos en mantener esa atrocidad denominada redistribución de la riqueza.

Al mes siguiente se repetirá lo mismo con las mismas o parecidas circunstancias que serán inevitables debido a la idiosincrasia del ser humano. Ahora multipliquemos esto por una población de millones de habitantes y comprenderéis como una sociedad próspera y rica puede venirse abajo. Una muestra de esto sería el caso de la desgraciada Argentina, potencia mundial en el pasado y ahora hundida en el fango de la miseria y el subdesarrollo gracias al peronismo populista que sufren los argentinos en su dos versiones: socialista de derechas y socialista de izquierdas.

En el sencillo ejemplo que he expuesto podemos entender como los políticos populistas que gestionan un Estado intervencionista y planificador ven a la riqueza como una tarta inagotable a repartir hasta que un día observan aterrados que el sabroso pastel se acaba, que la tarta se va achicando hasta que sólo quedan unas migajas, pero lo hacen de forma disimulada para que la ciudadanía no se entere y siga confiando en Papá Estado. Entonces buscará culpables, cuyos preferidos son los empresarios especuladores, la economía de mercado o el imperialismo USA. Así hace creer a la ciudadanía de que el socialismo vela por ellos y es su única esperanza; y si algún ciudadano no se cree el cuento, rápidamente el poder liberticida le aplicará una dosis de “proletarina” coactiva para normalizarle.

Después de lo expuesto, ¿Dudáis aún de que un sistema que penalice el esfuerzo o el sentido del deber y favorezca la imprudencia, la irresponsabilidad o la holgazanería, siempre liquide las virtudes y se hunda en las vilezas?

Traigo a colación lo que los obreros solían decir en la antigua URSS: “El Estado simula pagarnos y nosotros fingimos que trabajamos". Para evitar estas declaraciones populares el socialismo soviético recurría a matar a los ciudadanos poco productivos directa o indirectamente, es decir, con un tiro en la nuca o con un viaje pagado, sólo de ida, a campos de trabajo. Mientras tanto, el sistema socialista no dejaba de utilizar la propaganda tergiversada y estúpida a través de documentales y películas donde se observaba a trabajadores muy productivos al estilo del famoso minero Estajanov, cuyas tareas en la mina suponían un record de producción sobre todo cuando se pasaban a cámara rápida.

El socialismo conoce perfectamente que para robar las rentas a unos y entregárselas a otros es necesario el lavado de cerebro de toda la sociedad. Manipulaciones como la de Estajanov tenían el propósito de fascinar al pueblo de las bondades de trabajar felizmente para la comunidad, la igualdad social y la redistribución de la riqueza, pero para el que rechazara la lobotomización colectiva, para esos se le reservaba unas vacaciones indefinidas en Siberia, porque un Estado socialista que no acojona es imposible que pueda redistribuir la riqueza.

domingo, 14 de febrero de 2010

Lecciones magistrales de economía



El liberalismo siempre triunfa en la práctica pero no en la doctrina puesto que ésta no llega a las masas. Esto lo debilita porque impide avanzar los ideales liberales a la velocidad que demandan los urgentes cambios sociales, sobre todo allá dónde más se necesitan. Pero de ningún modo podemos hablar del fracaso del liberalismo como vociferan los liberticidas, sino del fracaso de la enseñanza de sus fundamentos entre la ciudadanía.

El único sistema compatible con la naturaleza del ser humano que genera prosperidad es la economía de mercado o capitalismo democrático. En un entorno de Libertad y de seguridad jurídica, la propiedad privada y la libre empresa son las mayores herramientas para generar bienestar y prosperidad.

La inviabilidad del socialismo se entiende mejor cuando se estudia la acción humana y la función empresarial. Si a los ciudadanos le facilitáramos la comprensión del funcionamiento de la economía real entendería mejor porqué el socialismo es una ideología inútil y perversa cuya permanencia, allí donde arraiga, se garantiza siempre recurriendo al adoctrinamiento forzoso y al ejercicio sistemático de la coacción institucional sobre los indivíduos.

Ludwig von Mises escribió dos libros trascendentales que tratan el tema, son: La acción humana y Socialismo. Ambos representan bastante la amplitud y profundidad del pensamiento de este gran liberal; sin embargo, su lectura no es apta para profanos y debe ser precedida por sencillos e ilustrativos ejemplos, aclaraciones y razonamientos como los que nos ofrece, a continuación, mi amigo Jesús Huerta de Soto en sus clases magistrales de economía, las cuales nos motivarán para que reflexionemos sobre el socialismo y analicemos las causas de su fracaso histórico.



Tema 1. Función Empresarial. Elementos de la Acción Humana: fin, valor, medio, utilidad, escasez.

La función empresarial / Introducción






La función empresarial / Definición (1) Identificación con la acción humana. Origen etimológico del término "empresa".







La función empresarial / Definición (2) El lenguaje es una institución social.







La función empresarial / Definición (3) El término "empresa" en español







La función empresarial / Definición (y 4) La función empresarial es crear, descubrir, darse cuenta de algo







La función empresarial / La acción humana (1) La acción humana es todo comportamiento o conducta deliberada







La función empresarial / La acción humana (2) Dos primeros elementos del concepto de acción humana: fin y valor







La función empresarial / La acción humana (3) Conocimiento por introspección de los elementos de la acción humana







La función empresarial / La acción humana (4) 3er y 4º elementos del concepto acción humana: medio y utilidad







La función empresarial / La acción humana (5) Medio y utilidad: ejemplos. El Profesor rompe un billete de 10 €







La función empresarial / La acción humana (6) 5º elemento del concepto de acción humana: escasez














ENTRADAS RELACIONADAS:










Mi recomendación literaria


LA ECONOMÍA EN UNA LECCIÓN de Henry Hazlitt

http://www.hacer.org/pdf/Hazlitt01.pdf



domingo, 7 de febrero de 2010

Stalin y la gallina


La revolución rusa estuvo a punto de sucumbir por el desencanto del pueblo con la dichosa dictadura del proletariado que sólo les había traído más represión y más miseria. Entonces los colaboradores de Stalin preocupados por la situación decidieron pedirle consejo para evitar una rebelión popular.

Stalin les recibió y sin mediar palabra los llevó al patio de su casa en una fría y ventosa mañana de invierno. Stalin agarró una de las gallinas que deambulaban por allí y procedió cruelmente a arrancarle todas las plumas. Luego puso al animal en el suelo y exclamó: “ya eres libre”; pero el ave, con la piel amoratada debido al frío siberiano y al dolor causado por el suplicio, no hizo otra cosa que pegarse a los zapatos de su torturador restregándose con la tela de sus pantalones. Sin embargo todos sus colaboradores pensaron que la gallinácea saldría huyendo espantada después del brutal acto.

Stalin les explicó que el ejemplo representaba la base del socialismo para controlar a la ciudadanía: “Igual que la gallina, el pueblo humillado se postraría ante él suplicando sobrevivir cuanto más lamentables fueran sus condiciones de vida en un escenario de terror”.

El mensaje de Stalin estaba claro; crear una sociedad sumisa, aterrada y totalmente dependiente del Estado para someterla con facilidad como gallinas desplumadas esperando a no ser elegidas para llevarlas al matadero.

Tiempo después, un famoso discípulo del tirano soviético llamado Fidel Castro, después de presenciar algunos de esos fusilamientos sin garantías procesales que tanto le gustaba al sanguinario Ché Guevara; se reunió con sus jefes militares y civiles para informarles de los proyectos de gobierno que tenía para la nueva Cuba. Algunos de sus más fieles seguidores le replicaron que dichos proyectos podrían ser incompatibles con la democracia y no eran viables para facilitar la prosperidad deseada puesto que el pueblo cubano no los soportaría, además de que no se había hecho una revolución para eso; a lo que Castro les respondió que “el pueblo soportaría todo lo que se le haga porque el pueblo aguantará más mientras mas patadas se le den”. Ese fue uno de los motivos por lo que muchos de sus colaboradores desengañados desistieron de la revolución poniendo rumbo a Estados Unidos. Otros no tuvieron la misma suerte.

El socialismo es el método que los profesionales de la pseudorevolución han ideado para conseguir con astucia y maldad, el poder absoluto que les permita vivir a costa del sacrificio y esfuerzo de sus pueblos.

En el siglo XXI la democracia es su trampolín más apreciado para conseguir esos objetivos perversos. Una vez en el poder gracias a las urnas, mucha demagogia y a un ejercito de incautos que se la tragan doblada, siguen comprando voluntades cuyo pago se hace liquidando todos los recursos del Estado, devaluando la moneda si es menester y emitiendo alocadamente deuda mientras alguien se la compre. Después, si no tienen bastante, recurren a las expropiaciones, o sea, al robo de las propiedades privadas y a practicar “corralitos”, todo con el objetivo de seguir financiando sus sueños de transformar la sociedad a capricho.

Cuando la sociedad está esquilmada completamente, los pseudorevolucionarios fieles a la locura aplicarán el terror de Estado para mantener a raya a otros que osen alegar el fracaso de la pseudorevolución, justificando sus crímenes en nombre de la lucha de clases y del principio de la dictadura del proletariado, convirtiendo así en legítima la eliminación de las categorías de ciudadanos considerados dañinos para la construcción de su utopía y, por tanto, enemigos del pueblo al que dicen representar.

Pero disfrazado de democracia o no, es el socialismo de siempre; el de Pol Pot, el de Mao Tse Tung, el de los hermanos Castro, el de los Kim Jong, el de Evita Perón, el de Hugo Chávez, el de Zapatero y de tantos otros tiranos o aspirantes a tiranos que gobiernan o esperan gobernar.

lunes, 1 de febrero de 2010

Mi tía Angelina no va a cobrar pensión de jubilación


El funcionamiento de las pensiones públicas es el mismo que el del clásico timo de la pirámide. Cada trabajador que cotiza paga la pensión de otro ya retirado, así como su asistencia sanitaria y medicamentos.

Como la natalidad se está reduciendo aceleradamente están disminuyendo también los ciudadanos que cotizan. En cambio, aumentan progresivamente el número de las personas que van a percibir prestaciones por jubilación salvo que apliquen la eutanasia forzosa como ya ha hecho la pseudoprogresía en algún hospital público para acabar, con la excusa de ofrecer una muerte digna, con el problema de la insuficiencia de camas.

El sistema de pensiones esconde en sus entrañas las bases de su ruina, pues depende de generaciones nuevas para mantenerlo, lo que condiciona bastante que realmente pueda funcionar en un futuro, ¡y no esperen a que los inmigrantes, como decían algunos imbéciles, les van a solucionar el problema puesto que éstos se trasladarán donde mejor futuro tengan y España no presenta un panorama para asegurar el futuro de nadie!.

Tampoco esperen que un crecimiento de la población nativa insufla esperanza a los ilusos que aún sueñan con jubilarse con pensión después de cotizar toda su vida, puesto que las políticas de los indeseables que gobiernan están orientadas a la destrucción de la familia y al aborto libre.

Es inevitable la quiebra del sistema de Seguridad Social, porque cada vez somos más longevos y habrá menos ciudadanos jóvenes obligados a soportar el sistema público. Es obvio que éstos tendrán una gran carga que difícilmente podrán aguantar, sin olvidar que la castas populistas que nos desgobiernan y que tienen más peligro que un pelotón de fusilamiento en círculo, son una pandilla de manirrotos cuando se trata del dinero del contribuyente.

Como he dicho, el sistema de pensiones funciona igual al del clásico timo de la pirámide, en los cuales se engatusa a la gente con suculentos beneficios a cambio de un pago inicial. Esas ganancias se abonan con las aportaciones iniciales de los nuevos incautos que entran. Pero, como todos sabemos, al final entran en el negocio menos “primos” que los necesarios para pagar, a todos, los beneficios prometidos. Entonces todo salta por los aires.

Siempre he dicho que una forma de hacer enemigos en poco tiempo es reivindicar la supresión del sistema de pensiones público el cual debe ser sustituido por un sistema de capitalización privado y voluntario que sustituya al público de reparto y, de paso, acabar con la asistencia sanitaria pública obligatoria, instaurando en su lugar el cheque sanitario para que la gente, ya que paga impuestos coactivamente, pueda optar, con libertad, por la sanidad privada o por la sanidad pública.

Con la monserga de la Seguridad Social para todos, pública y “gratuita” (¡ un carajo, la pagamos muy bien con nuestros impuestos !) la casta política parasitaria se ha flotado las manos durante décadas. Esto es así porque el sistema de Seguridad Social facilita a los iluminados de turno que gestionen el Estado un conjunto de poderes que les sería difícilmente alcanzar de otra forma. Mantener el sistema de Seguridad Social conlleva un poder fiscal enorme y con tendencia a aumentar con el tiempo de forma descomunal porque, como descaradamente dicen los demagogos de la política, ¡Con la salud y las pensiones no se juega!. Así, éste robo institucionalizado se soporta en un monstruo burocrático que se retroalimenta con el propósito de perpetuarse de forma indefinida.

Se roba sin pudor a todo aquel ciudadano productivo con el pretexto de mantener “el monstruo” asfixiando así a la sociedad y, de esta forma, el político populista recoge la cosecha de su poderoso invento: más poder y financiación para construir la sociedad de sus sueños. La coartada es perfecta.

Es un hecho que no se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo, pero a una gran mayoría de ciudadanos mediocres y apesebrados sí lo han hecho durante años. El sistema público de pensiones es la prueba. Este sistema constituye un timo de grandes proporciones. El sistema piramidal es un delito tipificado para las empresas privadas que lo fomenten, pero es completamente legal para “Papá Estado”, además de obligatorio para todos. ¿Cuándo has dado tú el consentimiento para participar en tal aberración?

Somos esclavos de un Estado gestionado por una casta política parasitaria y cuando éstos descerebrados, por su ineficacia, negligencia y corruptelas, lo arruinan os hacen pagar el estropicio con más impuestos o deuda, hipotecando el futuro de vuestros hijos o, incluso, plantean alargar la edad de jubilación para que estiréis la pata en el lugar de trabajo y ahorrarse así la pensión. ¡Pero que jeta tienen estos tiparracos!

¿Qué se puede esperar de la casta política parasitaria cuyos intereses temporales nunca van más allá de los cuatro años que hay entre un proceso electoral y el siguiente? La casta política es perversa y cobarde, por lo que nunca asumirá los riesgos de una medida altamente impopular entre la masa aborregada, como el desmantelamiento del sistema piramidal. La casta política parasitaria siempre pensará que se puede estirar más el invento hasta que no de más de sí. Entonces que lo solucione quien esté en ese momento acaparando el poder. ¡Tu futuro les importa una mierda!

La clase política parasitaria lo que pretende es conservar su poder y control sobre unos suculentos fondos que además pueden ser utilizados para crear el voto cautivo, es decir, para comprar a futuros votantes-cotizantes con la falaz idea de que ellos son muy buenos, ellos son los que pagan las pensiones a los trabajadores, cuando son los trabajadores en activo, no el Estado, los que se pagan sus propias pensiones; y tal como va la cosa, difícilmente van a disfrutar cuando se retiren del mundo laboral si les dejan retirarse o no le aplican el suicidio asistido.








http://www.goear.com/listen/52f21bb/la-jubilaciã³n-lodicecincinato








http://www.goear.com/listen/94063bc/pensiones-y-corralitos-lodicecincinato.tk
Se ha producido un error en este gadget.

POLITICOS 05

POLITICOS 04

POLITICOS 04
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 03

POLITICOS 03
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 02

POLITICOS 02
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 01

POLITICOS 01
Pulsa sobre la imagen

Cine para reflexionar

Cine para reflexionar
Vencedores o vencidos

El otro Socialismo


http://www.mediafire.com/file/ozzmmmwzkdk/TIRAN MÁS 2