Reflexión para hoy:

     

sábado, 30 de enero de 2010

Jesús Huerta de Soto, un hombre de principios


Quiero presentaros a mi amigo Jesús Huerta de Soto, persona en la que concurren numerosos méritos los cuales se reflejan en un proceder intachable como investigador y divulgador de la Ciencia Económica y del Derecho.

Las aportaciones económicas y jurídicas del Profesor Huerta de Soto son siempre relevantes, genuinas e innovadoras; es un tesoro que debe ser compartido con toda la ciudadanía que quiera darle una oportunidad a la Libertad y al verdadero progreso de los pueblos. Por lo tanto, en lo sucesivo, incluiré en mi bitácora sus clases magistrales de economía las cuales, con total seguridad, ilustrará y hará recapacitar a muchos.

A continuación os presento un interesante video en el que Jesús Huerta de Soto nos aconseja como afrontar la vida para tener éxito:

sábado, 23 de enero de 2010

La Globalización


Globalización es cuando un trabajador surcoreano diseña la carcasa para un teléfono móvil que, varios meses después, va a ser utilizado por una señora de Perú. Este es el ejemplo más sencillo y completo de lo que significa la globalización.

El señor surcoreano está contento porque con su trabajo obtiene un salario. La señora peruana es feliz porque una nueva tecnología, que antes no disfrutaba, le facilita ahora la vida y su negocio de exportación de productos andinos.

Con parte de su salario, el trabajador surcoreano comprará merluza en un centro comercial; merluza que pescó un señor de Namibia y que por ello obtuvo también una remuneración. El asiático y el africano ahora están felices, uno cena merluza y el otro puede destinar algo de su sueldo para comprar a su hijo unas zapatillas de deporte fabricadas en Vietnam. Todos conforman esa gran cadena, cada vez más globalizada, en la que ninguno de ellos son conscientes de su participación y que es precisamente la economía de mercado, mediante su “mano invisible”, quien les ha unido con el fin del beneficio mutuo.

Actualmente en el planeta, a pesar de la obstinación de algunos indeseables en poner zancadillas al desarrollo, están operando multitud de fuerzas y tendencias en una misma dirección que están haciendo posible que el mundo entero se convierta en un solo mercado que satisface necesidades de todos. Un mercado global que pone al alcance de cualquier ciudadano bienes y servicios que, en otro tiempo pasado, sólo estaban a disposición de unos pocos.

La globalización se está encargando de interconectar a las sociedades, desterrando las obsoletas reglas comerciales proteccionistas y poniendo de manifiesto la inutilidad de las fronteras. Es más, incluso el problema de la emigración, que tanto temen algunos desaparecería; puesto que la mejor forma de evitarla es llevando oportunidades de negocio y riqueza a los países exportadores de emigrantes. Algo que la economía de mercado globalizada sabe hacer muy bien siempre que exista un entorno de Libertad para el ciudadano, no se machaque a impuestos, se respete la propiedad privada y se ofrezca seguridad jurídica para los inversores; circunstancias inexistentes en los países socialistas.

En el transcurso del último medio siglo han surgido más actores creadores de bienes y servicios de los que jamás habían existido, aumentando la competencia entre ellos y beneficiando a los consumidores de cualquier parte del planeta gracias a esa lucha pacífica por ofrecer mayor calidad al menor precio. Esto nos da una idea de lo que significa la globalización.

El efecto fundamental de la globalización es todo lo contrario al que vociferan sus críticos liberticidas. Éstos afirman con falsedad que la economía de mercado, hoy más globalizada que nunca, es lo que está ocasionando la pobreza en algunas partes del mundo. En su discurso demagógico contra la globalización suelen enarbolar la bandera de su nueva religión verde colectivizadora para mediocres denominada calentamiento global, cuya base es el falseamiento de datos científicos y la manipulación de sentimientos de carácter catastrofista: algo que suelen aderezar con grandes dosis de pacifismo gregario, pero que conforma la mayor excusa para que los sueños totalitarios de las castas políticas populistas se extiendan como un cáncer, lo que supone el mayor peligro para la Libertad y el progreso de la humanidad.

Naciones subdesarrolladas como era la India han aceptado formar parte del mundo globalizado, lo que está facilitando que se incremente su producto interior bruto y se extienda progresivamente el bienestar entre su población. La globalización está propiciando que la ciudadanía se integre en una gran clase media cultivada e independiente del Estado, lo cual constituye el motor social fundamental para garantizar un futuro de bienestar y prosperidad en el tema económico, así como un sistema democrático con separación de poderes en el plano político.

Los pobres del mundo no son pobres porque los ricos sean ricos ya que la economía de mercado no es un juego de suma cero. Es decir, que no existe un solo pastel a repartir; sino que es una fábrica donde todos los ciudadanos deben contribuir con su ahorro y trabajo produciendo continuamente pasteles para satisfacción de la sociedad y el suyo propio en forma de beneficio empresarial o de salario. Sin embargo, algunos no se esfuerzan en hacer pasteles y confían en que Papá Estado, ese mastodonte burocrático dirigido por déspotas, les subsidie con unas migajas de los pasteles que expropian a otros.

Abrazar la globalización o maldecirla va a ser una decisión de la cual dependerá el bienestar y prosperidad de millones de ciudadanos. Debemos preguntarnos si queremos seguir confiando en la globalización de la economía de mercado o capitalismo democrático que ha conseguido disminuir la pobreza global como jamás se ha hecho en la historia de la humanidad, teniendo en cuenta que hoy existe más población que nunca; o más bien, queremos que unos iluminados deseosos de medrar en el Estado se encarguen de intervenir y planificar el mercado a capricho; mediocres que no saben crear riqueza sino distribuir la ya creada.

La pobreza en el mundo se acabará en el momento en que los países subdesarrollados abracen una economía de mercado globalizada, se supriman los aranceles en los países desarrollados, se deje de condonar la deuda de los países con gobiernos déspotas y se establezca un estado de derecho sólido con seguridad jurídica, así como un sistema democrático con verdadera separación de poderes. Cuando todo esto sea una realidad la desigualdad en desarrollo y bienestar entre países ricos y pobres habrá desaparecido. Por lo tanto no son la globalización ni la libertad económica la causa de la miseria en el mundo, sino la ausencia de ellas.

Hoy en nuestra particular clase de educación para la ciudadanía vamos a Profundizar en el estudio de la globalización.


sábado, 16 de enero de 2010

Martha Colmenares, una heroína del siglo XXI


Su bitácora representa esa bocanada de aire fresco que gran parte del pueblo venezolano, consciente de su lóbrego futuro, implora bajo la amenaza de ese sangrante populismo demagógico que lo arrasa todo. Personas valientes como ella representan ese frente de lucha honrada y pacífica que resplandece con fuerza en muchas partes de nuestro planeta plantando cara al discurso socialista caduco.

La palabra esperanza sea quizás la que mejor acompaña su trayectoria. Día a día, su blog incita a reflexionar a muchas mentes cautivas y les señala el camino de la no resignación en esa tierra tan necesitada de libertades.

He comprobado que su coraje y la firmeza de sus convicciones son uno de los motores que impulsan la Libertad en Venezuela. Por tal motivo y para agradecerle ese esfuerzo heroico decidí incluir en mi modesta y asilvestrada bitácora un enlace con el fin de que todos los venezolanos del mundo que amen la Libertad puedan acceder a su mensaje meritorio, porque la verdad siempre ejerce una poderosa fuerza de atracción.

Estimé que el mejor símbolo que servía de enlace para representar sus valores en ese maravilloso país es su bandera. Desde entonces, cualquiera que acceda a mi blog podrá comprobar que la bandera de la República de Venezuela le trasladará a un espacio de Libertad, arrojo, esperanza, sentido común y reflexión.

Martha, ¡Cuídate y recibe un fuerte abrazo!

A continuación os dejo un enlace de cómo la bloguera venezolana, Martha Colmenares, explica en esRadio (La única radio libre de España) como su país está viviendo con desesperación el colapso de las políticas socialistas del déspota Hugo Chávez.






http://fonoteca.esradio.fm/c.php?op=player&id=5354



CONTRA ESTO TIENE QUE LUCHAR MI AMIGA MARTHA:



































Otros vídeos interesantes:


http://www.youtube.com/watch?v=k5AjOOs8KSg


http://www.youtube.com/watch?v=TiZmLxPxfrk


http://www.youtube.com/watch?v=K497AqvCJuA


http://www.youtube.com/watch?v=jFURjtYVTvk


http://www.youtube.com/watch?v=Rs4h2tZuEyk




En este ambiente prebélico mi amiga Martha Colmenares desarrolla su labor periodística. En este peligroso infierno la valiente venezolana mantiene un blog crítico y libre:

http://www.youtube.com/watch?v=A-Yu7KvN8mo&feature=player_embedded

lunes, 11 de enero de 2010

Karl Marx. El burgués que embarazaba a las criadas



Estimados seguidores de este blog, ¿Sabéis quién dijo que "la intromisión por parte de las autoridades puede agravar una crisis preexistente"?

¿Federico Jiménez Losantos? NO. ¿Margaret Tatcher? NO. ¿Ronald Reagan? NO. ¿Milton Friedman? NO. ¿Adam Smith? TAMPOCO.

No fue ninguno de los liberales mencionados. La frase pertenece a Karl Marx. Al contrario que la mayoría de los socialistas de hoy, Marx estudió economía. ¡Ahora me explico porqué Karl Marx fue uno de los primeros en declararse "no marxista!

La causa del gran éxito de Karl Marx y del marxismo no fue porque su utópica doctrina fuera viable y eficiente, que no lo es en absoluto para el género humano; sino por el hecho de que creó la teoría ideal para justificar un sistema basado en un Estado muy poderoso que utiliza la coacción violenta para garantizar su aplicación, además de controlar, de paso, todas las facetas de la vida del ciudadano y robarle su Libertad. Por el contrario, al Liberalismo le cuesta mucho prosperar sin una teoría sistemática equivalente, o sea, sin una teoría consistente e integrada en un sistema social nuevo que se blinde frente a los ataques de ideologías liberticidas.

“Proletarios de todos los países del mundo, ¡perdonadme!”. Esto se podía leer, al día siguiente a la caída del muro de Berlín, en la base del monumento a Karl Marx, ese hipócrita burgués que embarazaba a las criadas proletarias. En este caso el calificativo de burgués no lo digo por despreciar a los empresarios o emprendedores tal como lo hacen denostadamente los liberticidas. Porque la burguesía, con la ayuda de la economía de mercado y el consiguiente esfuerzo en desarrollar las tecnologías aplicadas a los medios de producción, es la que ha logrado sacar de la miseria a millones de personas. Mis críticas se refieren a esos hijos de familias acomodadas, tipejos hipócritas como Karl Marx, Ernesto Ché Guevara, Fidel Castro y muchos otros niños malcriados que han vivido de maravilla gracias a la riqueza de sus padres y luego les da por ser revolucionarios pretendiendo que se reparta a la fuerza las rentas de otros.

Algún ciudadano que había estado prisionero tantos años al otro lado del sanguinario muro de Berlín debió pensar que ni siquiera Marx podría seguir siendo marxista tras comprobar los desastres de la aplicación real del socialismo extraído de sus teorías. Teoría cuya puesta en práctica ha facilitado la mayor experiencia de miseria y terror que ha conocido hasta ahora el ser humano. En eso consiste la materialización de la utopía socialista y en eso consiste la pesadilla que algunos descerebrados liberticidas están encabezonados en hacerla viable de nuevo en este siglo.

domingo, 3 de enero de 2010

La Libertad


La libertad funciona pero si no se usa se oxida. La libertad es algo bueno y posibilita que los ciudadanos sean independientes del Estado; por eso todos los tiranos mantienen su poder a base de despojar a los individuos de su libertad. Lo más triste de la historia de la humanidad es que casi todo el tiempo unos pocos han dominado a los demás obligándolos a vivir sin libertad.

En una sociedad libre nadie debe poseer a otro porque cada uno es dueño de sí mismo. La libertad se caracteriza por la tolerancia y apertura ante todas las posiciones, siempre que respeten la vida y la propiedad, así como por la defensa de los indivíduos para elegir su futuro. Esto es la base de la prosperidad de las naciones. La gente libre tiene absoluta capacidad para administrar sus vidas sin necesidad de que ningún iluminado les guíe. En esto se basa la libertad individual.

La libertad es buena no sólo por los resultados económicos positivos sino por el respeto a la integridad física y la libertad del prójimo que nos caracteriza a todos los que creemos en ella. Con el nacionalsocialismo de Hitler el sistema económico era muy eficaz para el nazismo pero no para los 6 millones de judíos muertos.

La libertad propia de un mercado libre te permite elegir a un proveedor de bienes y servicios entre un ingente número o de entrar en competencia con ellos como una forma universal de potenciar y mejorar el bienestar de la sociedad satisfaciendo necesidades y creando riqueza, siendo todos iguales ante la Ley.

La economía de mercado se caracteriza en una forma concreta de entender la economía y la sociedad en la que se desenvuelve, consistente en el reconocimiento del derecho de toda persona a lograr sus objetivos, con un sólo límite marcado por el respeto de la libertad de los demás, es decir, la libertad de uno termina donde empieza la de otro. En el ámbito económico esto quiere decir el respeto a la propiedad privada y el cumplimiento de los contratos.

Lo único que nos salva de la monstruosa burocracia propia de regímenes totalitarios es su ineficiencia. Una burocracia eficiente representa el mayor peligro para la libertad, sería como condenar a la humanidad a la esclavitud perpetua.

Tampoco la libertad es sólo un tema político, si lo fuera únicamente necesitaríamos un partido político llamado libertad y votarle. La libertad, es algo más, la libertad afecta a los valores y creencias del ciudadano, del individuo; no del grupo o la comunidad, puesto que no existe la ética colectiva al igual que no existe la libertad de los pueblos, sino de las personas.

La libertad, la moralidad y la dignidad humana del individuo consisten precisamente en que hagamos el bien no porque estemos forzados a hacerlo, sino porque libremente lo concebimos, lo queremos y lo amamos. La vida, la libertad y la propiedad no existen por razón de leyes hechas por el hombre sino que son anteriores a aquello que hizo a los hombres legislar por primera vez.

La libertad no se mendiga, se ejerce. La libertad no debe ser una concesión del órgano de poder, sino el ejercicio de un derecho inherente a la propia persona. A medida que las naciones se hacen corruptas y viciosas, aumenta su necesidad de amos que babean igualdad. Una igualdad impuesta no es sinónimo de libertad porque el uso de la fuerza para conseguir la igualdad destruye siempre la libertad.

La libertad garantiza la oportunidad de los que hoy tienen poco de convertirse en los pudientes de mañana y, en el proceso, posibilita a todos disfrutar de una vida más rica y plena. No olvidemos que todo aquello que resulta ser grandioso e inspirador es creado por individuos que pueden trabajar en libertad. La gran virtud de la economía de mercado o capitalismo democrático como sistema natural de producción e intercambio de las sociedades libres es que se obliga a los individuos a favorecer al prójimo, tanto al conocido como al extraño. Y es que, para que cada uno satisfaga sus propias necesidades, debe satisfacer, de la mejor manera posible, la de otros.

El déspota Lenin dijo: ¿Libertad?, ¿Para qué? Con esto se entiende perfectamente la aversión que le tienen los liberticidas. Su enemigo es la libertad, cuya mayor herramienta para generar prosperidad y riqueza a todas las sociedades es la economía de mercado.

Exclusivamente con el socialismo se doblega y esclaviza a las masas, no sólo creando dependencia, sino utilizando un poder inmenso basado en el terror y la mentira. Mentira incrustada en el cerebro de la población a través de la propaganda. La libertad es todo lo contrario. La libertad se basa en la verdad, en el principio ético de respeto y no agresión. Sólo la libertad posibilita el verdadero progreso y la felicidad de los ciudadanos. La libertad siempre es una cuestión de ahora o nunca.

La libertad es una llama que ha de ser constantemente mantenida y protegida, por eso el árbol de la libertad tiene que ser regado con la sangre de sus defensores cada cierto tiempo.



Se ha producido un error en este gadget.

POLITICOS 05

POLITICOS 04

POLITICOS 04
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 03

POLITICOS 03
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 02

POLITICOS 02
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 01

POLITICOS 01
Pulsa sobre la imagen

Cine para reflexionar

Cine para reflexionar
Vencedores o vencidos

El otro Socialismo


http://www.mediafire.com/file/ozzmmmwzkdk/TIRAN MÁS 2