Reflexión para hoy:

     

sábado, 19 de septiembre de 2009

Mujer, 48 años, seria, divorciada, enseña gratis el búlgaro



Traigo a colación la anécdota de Ramón. Mi amigo Ramón es un tipo bonachón y tímido, sobre todo con las mujeres. Ramón fue el típico niño sometido a la enseñanza “progresista” que tanto gusta a los socialistas, es decir, que en él ha progresado el desinterés, el analfabetismo funcional y la falta de esfuerzo intelectual. Ramón es una bellísima persona pero su defecto es que es poco autodidacta, se conforma con los paupérrimos conocimientos adquiridos en la escuela pública y nunca ha hecho nada por mejorarlos.

Ramón me repetía con frecuencia que, con sus 30 años, estaba deseoso por abandonar su estado de soltería; pero lo que realmente quería Ramón era perder su virginidad y no sabía como. Un día le convencí que utilizara una sección de contactos amistosos de una revista para que pudiera conocer a su media naranja. Ramón, ilusionado, le pareció una buena idea.

A la semana siguiente me encontré con Ramón y le pregunté como le había ido en su primer contacto. Ramón me dijo que se había citado con una señora cuyo anuncio decía: “Mujer, 48 años, seria, divorciada, enseña gratis el búlgaro”.

Ramón, algo angustiado, me dijo que en la primera cita comprobó que el búlgaro no era lo que pensaba.

El pobre de Ramón desconocía que existía un país llamado Bulgaria y que el búlgaro es una lengua indoeuropea de la rama meridional de las lenguas eslavas, que se escribe con caracteres del alfabeto cirílico.

Sin embargo, a pesar del malentendido, Ramón se hizo muy amigo de la búlgara, cuyo nombre era Salud.

Ramón me contó que en la primera clase aprendió que en búlgaro, para decir sí y no, se agita la cabeza al revés: SÍ, de forma horizontal (de derecha a izquierda); NO de forma vertical, o sea, de arriba a abajo.

Salud también le había hablado sobre su vida en Bulgaria, de su infancia en la escuela. Le contó como un día su maestro de escuela quiso explicar a los alumnos en qué consistía el paraíso comunista que teorizó Karl Marx, a través de una célebre frase: "De cada cual según su capacidad, a cada cual según sus necesidades".

Salud estaba acostumbrada a la propaganda marxista que machaconamente recibían los cándidos alumnos en la escuela estatal. Como es lógico no había libertad de opción para optar por otro tipo de escuela. El socialismo de aquella República Popular Socialista Búlgara, vinculada a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) era así de rotundo en lo que respecta al tema de las libertades básicas de los ciudadanos.

Salud, desde pequeñita, cometía con facilidad el pecado de reflexionar y pensar con lógica en un entorno muy peligroso para hacerlo. Después de la charla recibida sobre Karl Marx se atrevió a preguntar al maestro lo siguiente:- "Si mi compañero de pupitre y yo iniciamos el año con el mismo dinero, pero yo con eso compro semillas y cultivo un huerto, mientras que él se gasta todo el dinero en cerveza y prostitutas, ¿deberé repartir con él lo que obtenga cuando venda las verduras y hortalizas obtenidas con mi trabajo y esfuerzo?"- La consecuencia fue que debido a su insolente pregunta la trasladaron a una escuela para alumnos a los que, por cuestiones ideológicas, se les vetaba su acceso a la universidad. Asqueada del socialismo, cuando tuvo oportunidad, hizo las maletas y huyó a España. Salud fue muy valiente porque el gobierno socialista había decretado que todas las personas que dejaran el país sin permiso serían condenadas a pena de muerte y sus familias corrían el riesgo de ser internadas en campos de concentración.

Salud fue un producto defectuoso de la educación normalizada socialista.
-“Desde entonces ha llovido mucho en Bulgaria; ¡incluso se derrumbó el maldito muro de Berlín pero no en las mentes de algunos!”- decía sabiamente la señora búlgara.

Saludos Поздрави (pozdravi)


ENTRADAS RELACIONADAS:







sábado, 12 de septiembre de 2009

Sentados en un carro de pepinos



Recordemos como el titiritero manchego, ¡Sí, ese que le gusta dirigir películas sentado en un carro de pepinos!, convocó a la prensa extranjera el 16 de marzo de 2004 para informar que España estuvo, los días 13 y 14 de marzo, a punto de sufrir un golpe de Estado por parte del PARTIDO POPULAR. ¡Cuanta pasta y penalidades nos ha costado esta declaración y nos va seguir costando a los contribuyentes españoles todo por favorecer a su amigo el de las cejas!

Recordemos el día en que Pedro Almodóvar obtuvo el cada vez más denigrante premio Príncipe de Asturias. Mientras, el centrista de las barbas, el acojonado Sr. Rajoy prefirió, con relación a las palabras del cinepasta, cerrar boca y pecar de tolerante por si le acusaban de extrema derecha, franquista, fascista o algún palabro similar. Tremendo error, porque como bien sabemos, seguirán llamándoles a los militantes y simpatizantes del PARTIDO POPULAR desde golpistas a tontos de los cojones siempre que les plazca a esa caterva de parásitos totalitarios cejateros adictos al canon digital.

Recordemos, en detalle, como premiaban a “Pedrito” los de La Fundación Príncipe de Asturias, mientras los pisamoquetas del PARTIDO POPULAR aplaudian excitados calentando sus culos en el patio de butacas del teatro Campoamor de Asturias. Prueba centrista superada.

¿Que podemos esperar de un PARTIDO POPULAR que ha promocionado la inmersión lingüística en Valencia, Baleares o Galicia; un PARTIDO POPULAR que ha rehuido de una modificación justa y más demócrata de la ley electoral, un PARTIDO POPULAR que pega patadas a un deseable poder judicial independiente, un PARTIDO POPULAR que le va el pasteleo balbuceante y timorato?. NADA

A un acomplejado como Rajoy y a muchos de sus votantes ingenuos les hace mucha ilusión vencer a un tipo como Zapatero en la retórica parlamentaria. ¿No se han percatado que cuando el típico revolucionario demagogo “pilla” poder los discursos parlamentarios sirven muy poco si no tienes muchas televisiones para que los amplifiquen?.

Tristemente, en la pseudodemocracia que tenemos, lo que vale son los resultados electorales. Podríamos decir que los muchachos cándidos del PARTIDO POPULAR están intentando bailar una jota en una pelea de navajeros. ¿No se dan cuenta que en política todo es marketing, perseverancia, temperamento, espíritu mordaz y gallardía?. Unos buenos maestros, sobre todo en lo del marketing, son los del PSOE y sus grupos mediáticos cuya punta de lanza la forman El País, Público, La SER y las televisiones amigas. Sus tácticas son la mentira y la demagogia y nos recuerdan a las que usaban en el III Reich, Todo pura propaganda que hace realidad las palabras de Goebbels " una mentira repetida mil veces acabará siendo una verdad".

lunes, 7 de septiembre de 2009

Consigna nº 3556: El Embargo Imperialista



¿Cuántas veces hemos oído esa gilipollez de que las penurias económicas que sufre el pueblo cubano es consecuencia del embargo practicado por Estados Unidos?.
Hasta los tontos saben que el socialismo siempre buscará culpables a los problemas que causa. Los términos bloqueo y embargo son sinónimos en la perversa propaganda socialista cubana. Más bien, se trata de un boicot comercial, no un embargo y mucho menos un bloqueo. Todos sabemos que, desde hace mucho años, directa o indirectamente las empresas estadounidenses venden a Cuba sin respetar demasiado el boicot. Además hay que tener en cuenta la ingente ayuda humanitaria que llega a la isla. Ayuda que necesita el desgraciado pueblo pero que, a su vez, otorga a los tiranos un respiro al obstinado esfuerzo que hacen por mantener su régimen despótico fuera de toda lógica.

El dichoso embargo, y que yo veo más coherente denominarlo pseudoembargo, ha sido la mejor excusa para justificar la ineficaz y aberrante gestión económica que produce el socialismo. ¡Pero ahí están esa caterva de pijos pseudoprogres de los países capitalistas que con su hipocresía escondida en ropa de marca vociferan babeantes que la culpa de las miserias de Cuba es del pseudoembargo; ocultando así la vergonzosa tiranía del régimen socialista con que gobierna sobre su propio pueblo. Régimen cruel que esa panda de capullos quieren para otros, pero no para ellos mismos; ellos están muy “agustito” disfrutando de la libertad y de todas las mieles que ofrece la economía de mercado. Son pocas las ansias que tienen esos cabrones por trasladarse a compartir su vida con sus camaradas de la isla cárcel. Con un concierto o excursión organizada, de vez en cuando, es suficiente porque palpar en vivo la gris realidad cubana es demasiado desagradable para esas mentes acomodadas.

En Cuba, toda iniciativa emprendedora pasa irremediablemente por el régimen despótico socialista el cual impide, hasta con penas de prisión, cualquier actividad económica sin el beneplácito previo del gobierno. Este es el verdadero embargo al pueblo cubano que nadie condena. Es el embargo que se aplica a los súbditos de los tiranos de la revolución prohibiéndoles todo comercio con el exterior. Pero eso no es todo, es que ni siquiera pueden poseer negocios para comerciar entre ellos, salvo que seas un palmero chupapollas del partido único. ¿Cómo se le va a permitir al pueblo cubano importar o exportar si ni siquiera pueden salir libremente de Cuba; si ni siquiera tienen un libre acceso a internet como lo tienes tu; si ni siquiera tienen la posibilidad de leer este comentario como lo estás haciendo tu en este momento?.

Algunos ilusos se preguntarán: ¿Cómo es este tipo de esclavitud posible en el siglo XXI?. Esto es así porque somos muy pocos en el mundo los que mantenemos encendida la llama de la libertad. Esto es así porque la tendencia de las masas al aborregamiento y la mediocridad lo hace posible. Esto es así porque cuando el socialismo coge las riendas del poder absoluto no hay quien le pare. Esto es así porque casi todo el mundo mira para otro lado y porque la terrorífica maquinaria de control social castrista es muy eficaz.
La principal táctica de esa maquinaria de control es la delación. Todos los cubanos tienen la obligación de denunciar a sus semejantes ante cualquier sospecha de conducta poco revolucionaria. Ahí está el truco. Para ello se han inventado monstruosidades como Los Comités de Defensa de la Revolución, esa institución stalinista de control social importada del nacionalsocialismo de Adolf Hitler y que según el prócer debía vigilar la vida de cada familia en cada manzana; denunciando a todo aquel que trate de encubrir a sus vecinos. Nada se le escapa a los ojos del “Gran Hermano” versión caribeña.

Es canallesco que algunos traten de abrirse con buenas intenciones al gobierno totalitario cubano (más bien, yo diría de forma estúpida), mientras que los cubanos siguen viéndose privados de su libertad sin que los hermanos Castro levanten el embargo de derechos básicos con el que afligen a su pueblo. ¿Porqué las balsas van siempre de La Habana a Miami y no a la inversa?.





¡Es el embargo de la libertad el único bloqueo que sufren los cubanos!. No hay duda que los déspotas castristas han cosechado un gran éxito propagandístico culpando al pseudoembargo de las malas condiciones de vida de su propio pueblo. Según dicha propaganda, el pseudoembargo ha provocado la escasez perpetua de alimentos que justifica que el régimen déspota reparta los pocos existentes a través de la libreta de racionamiento; garantizando así que lleguen por igual a todos, salvo para ellos, que cuentan aparte. Así, el Estado represor socialista se legitima hipócritamente ante el pueblo esclavo como el garante de la equidad social.

Cualquier turista puede confirmar que Cuba importa cualquier producto que precise, incluso de origen norteamericano. Un ejemplo muy vistoso lo tenemos en los ropajes de Fidel, que con toda la hipocresía del mundo, luce con frecuencia chandals de famosas marcas deportivas.




Es un hecho que una ingente cantidad de países comercian sin restricciones con Cuba. Incluso sus principales socios comerciales son buenos aliados de los Estados Unidos, como Canadá, España y Francia.

Si hay divisas para pagarlo, todo producto que Cuba necesite lo puede comprar en el extranjero. Además, podríamos preguntarnos: ¿Que ocurre con los otros países socialistas que aspiran a implantar la dictadura del proletariado? ¿Acaso no podrían producir tecnología eficiente y bienes de consumo de calidad para enviar a Cuba y que ésta sea independiente de esos denostados países capitalistas? La respuesta es obvia: es imposible, porque el socialismo nunca crea nada, sólo destruye y arruina. Es algo propio del sistema socialista.

Debemos tener presente que Cuba importa el 90% de lo que consume y que EEUU, en 10 años, ha exportado alimentos a Cuba por casi 3000 millones de dólares (millones de toneladas de alimentos). ¡joder!, ¿pues qué es esa monserga del bloqueo imperialista?

Incluso las nuevas socialdemocracias latinoamericanas, conniventes y elogiadoras de los regímenes totalitarios bananeros, exportan menos a Cuba que los propios Estados Unidos.

Gente como Lula o Bachelet, palmeros de los tiranos latinoamericanos, esconden las auténticas causas de la falta de bienes de primera necesidad en Cuba. Como buenos pseudoprogresistas no atribuyen al aberrante sistema socialista la interminable escasez de alimentos. ¡Todo sea por ganar elecciones y seguir medrando a costa del contribuyente!

Desde el 24 de octubre de 1962, el boicot comercial se debió a las expropiaciones de las propiedades estadounidenses así como por el tema de los misiles nucleares soviéticos instalados en la isla. El boicot comercial trataba de evitar que las empresas norteamericanas comercializaran con el régimen castrista y que los norteamericanos no gastaran su dinero en Cuba. En un primer momento, el boicot comercial afectó algo a Cuba porque toda la maquinaria era de origen norteamericano, pero ya en la década de los 70 la orgullosa dictadura proclamó la total derrota del boicot puesto que empezó a comprar, a precios políticos, tecnología y maquinaria a la URSS y países de su órbita . Hacia 1973 todo el parque industrial y bienes de equipo provenían del Este. Recordemos como, hasta la caída del muro de Berlín, Cuba estaba totalmente subvencionada por los soviéticos que le vendían petróleo a precios inferiores a los del mercado; comprándole productos, como la azúcar de caña, a precios superiores. A pesar de ello, el nivel de vida del pueblo cubano fue decreciendo porque sin libertad no hay progreso para ninguna sociedad.

Cuba, como prototipo de país socialista, tiene un sistema de producción ineficiente. Esto, sumado a que se les acabaron las ventajosas relaciones comerciales que practicaban con los soviéticos, ha provocado que la miseria del pueblo cubano sea crónica y descomunal.

Las matemáticas no fallan. Cuba vende al exterior bienes por 1.700 millones de dólares mientras que importa otros que ascienden a 8.000 millones. Si a este déficit comercial le unimos que Cuba no paga desde 1986 su deuda externa, la cual asciende a más de doce mil millones de dólares; si además de esto vemos como ningún país le ofrece crédito, salvo el iluminado de Chávez que, con su afán de reinar Latinoamérica, subsidia perversamente con petróleo el tambaleante régimen de los Castro; el futuro de la economía socialista cubana no es muy halagüeño, salvo que se mantenga artificialmente mangoneando o aterrorizando al pueblo.

No olvidemos tampoco, como otros iluminados socialistas destruye sociedades, cuya referencia es Zapatero, con objetivos puramente demagógicos, ayudan a mantener a pueblos en la miseria perdonando la deuda a los dictadores amigos a cuenta de lo que descuentan mensualmente de su nómina a los trabajadores de sus países; si es que aún, algunos tienen la suerte de conservar su nómina.

El cinismo de cierta gente es grande. Como el socialismo cubano no puede arreglar los problemas que causa, o sea, sacar al pueblo de la miseria en la que se ahoga; ahora los integrantes de La Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) no se les ocurre otra cosa que evitar el gran trauma socio-político que está por llegar a Cuba pidiendo que sean los tan agraviados Estados Unidos los que salven del derrumbe al régimen comunista cubano; para ello demandan al odiado país imperialista que consuma más turismo cubano. Es decir, ¡tócate los cojones!, que sean los gringos los que gasten sus dólares imperialistas en turismo caribeño, lo único productivo de la isla cárcel, puesto que, como todos sabemos, el comunismo cubano, hasta ahora, no ha podido intervenir sobre el clima caribeño para cargárselo también.

Asimismo, esta gentecilla de UNASUR, también tiene el descaro de demandar que se elimine el tope establecido a las remesas que, sobre todo desde la Florida capitalista, los exiliados cubanos remiten a sus familiares (300 dólares cada tres meses). Todos sabemos que las divisas enviadas permiten mantener al 60% de la población que vive en ese infierno tropical de miseria y terror donde el salario medio mensual es de 20 dólares.

¿A los capullos de UNASUR no se les ocurre que quizás lo que necesita Cuba es simplemente libertad y economía de mercado?.

La idea que nos han vendido los seguidores de la consigna totalitaria es la de un territorio sitiado al que se impide por la fuerza comerciar con el resto del mundo. Cualquier información veraz que trate el tema del pseudoembargo va a chocar rápidamente con el exitoso montaje propagandístico internacional realizado durante medio siglo por la tiranía socialista de Fidel Castro.

Es increible contemplar aún a millones de descerebrados de todos los rincones del mundo que no solo miran a otro lado ante la criminal dictadura castrista sino que además la apoyan vergonzosamente. Esos liberticidas que cuidan cariñosamente a la dictadura cubana, piensan como buenos socialistas pijo-progres que son, que un gobierno que hostiga el mercado libre y la propiedad privada (siempre que sea de otro y no la suya) no puede ser tan malo. Este talante totalitario y cansino se integra perfectamente en el nauseabundo olor que despiden esas otras falacias sobre la igualdad en Cuba o los éxitos del régimen en educación y sanidad. Todo falso. Todo carnaza para alimentar a ese ingente número de cerebros pastueños pocos reflexivos y mediocres, en los que el sentido común y la reflexión brillan por su ausencia; y cuyos portadores están afanados, en pleno siglo XXI, en seguir manteniendo viva una ideología genocida, ineficiente, casposa y obsoleta.

“Bloqueo” dicen esa pandilla de tarados, mientras que multinacionales, como la española “Sol Meliá” amasa millones con sus hoteles-prostíbulo de la isla cárcel. Lugares suntuosos donde se les impide entrar a los cubanos pero no a las divisas capitalistas. ¡Eso si que es bloqueo!




Debéis saber que Sol Meliá gestiona, junto al gobierno déspota, más de una veintena de hoteles de lujo entre los escombros ruinosos donde vive humildemente el pueblo cubano. Así, la propiedad de los hoteles y sus suculentos beneficios son compartidos con los nuevos tratantes de esclavos que representan al socialismo del siglo XXI, esos que deciden quien puede trabajar y quien no en dichos hoteles, administrando también, como buenos amos, la totalidad del salario de los obreros.

Recordemos como el régimen castrista ha enriquecido a empresarios españoles y canadienses carentes de escrúpulos. Recordemos como les ha ofrecido interesantes concesiones para posibilitar la inversión en Cuba. Mientras esto ocurría, los socialistas caribeños seguían quejándose del pseudoembargo impuesto por Estados Unidos, al que le tildan incluso de bloqueo, presentándose todos esos sinvergüenzas adictos a la hoz y martillo como pobres víctimas del imperialismo estadounidense. ¡Cuánto descerebrado se habrá empapado su mente con esta maldita consigna!

No hay duda que los comunistas matan de hambre a los cubanos, en cambio, los alimentos “made in USA” matan el hambre del pueblo cubano. Invito a cualquier turista que se escape del bonito entorno del hotel de lujo y que visite barrios y aldeas donde habitan el verdadero y sufridor pueblo cubano. Propongo a todos, con la debida discreción por miedo a las represalias, a que pregunten a esas humildes gentes el verdadero origen de la soja, el maíz, el pollo, el arroz o del trigo, que consumen en 10 días, y que el partido único en el poder distribuye para un mes a través de la libreta de racionamiento. ¿Qué pregunten a que saben las sobras que dejan en la cena algunos indeseables en los hoteles de lujo antes de irse a intercambiar fluidos corporales con esos desesperados chavalitos y chavalitas del paraíso socialista?
Se ha producido un error en este gadget.

POLITICOS 05

POLITICOS 04

POLITICOS 04
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 03

POLITICOS 03
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 02

POLITICOS 02
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 01

POLITICOS 01
Pulsa sobre la imagen

Cine para reflexionar

Cine para reflexionar
Vencedores o vencidos

El otro Socialismo


http://www.mediafire.com/file/ozzmmmwzkdk/TIRAN MÁS 2