Reflexión para hoy:

     

sábado, 28 de febrero de 2009

¡ Tus hijos están en peligro !


Existe una enorme confusión en nuestros centros de enseñanza porque coexisten dos ideas contradictorias: la de los docentes que aún pretenden educar y cultivar a nuestros retoños y la de los ingenieros de mentes que juegan a las ficciones igualitaristas, produciendo sólo desigualdad y desidia.

La influencia del Estado en la educación impide la capacidad crítica de los individuos, la pluralidad de las ideas y garantiza que el pensamiento único reine indefinidamente. Para ello se engendran asignaturas totalitarias como la que tuvimos en la dictadura, denominada Formación del Espíritu Nacional. Este tipo de asignatura totalitaria no busca formar ciudadanos libres, busca formar súbditos que jamás se quejen, súbditos alineados servilmente con la casta política dictatorial, súbditos dispuestos a vivir toda su vida bajo la odiosa tutela del dictador.

La clase política no debe encargarse de transmitir a nuestros hijos valores morales. Para eso está la familia, institución social de primer orden en la que el niño se forma como persona; como persona tolerante, civilizada, libre y preparada para vivir en sociedad respetando a los demás y respetándose a sí mismo. De esto y no de otra cosa trata la verdadera educación en valores. Pero los políticos populistas y sindicatos de clase lo quieren controlar todo, se quieren meter en la mente de nuestros hijos con la única obsesión de transformar la realidad a su antojo, y por transformar ha de entenderse traspasar sus propias taras y fobias a las nuevas generaciones.


Para semejante tarea la familia tradicional es un obstáculo, de ahí que busquen sustituirla por medio de un Estado omnipotente y omnipresente que se adueñe de cada parcela de la vida de los individuos; desde que nacen, si lo permiten sus padres con su progresista derecho al aborto, hasta que la eutanasia, por ellos preconizada, los retira de la circulación. Para esto quieren la educación. Incluso existe la voluntad política de llevar a los tribunales a todo aquel que pretendiese ejercer la objeción de conciencia contra el benéfico designio del Pedagogo político.









lunes, 23 de febrero de 2009

La tiranía democrática


Los poderes de los gobernantes de una democracia han de estar limitados. La democracia no se puede basar solamente en el gobierno de la mayoría, pues una mayoría podría gobernar de un modo tiránico.

A veces choca la democracia con la libertad. Por ejemplo, si Luisa y Pedro deciden que Marta debe dedicar la mitad de su trabajo para ellos, la situación será perfectamente democrática, pero no tiene lugar en una sociedad libre.

La ventaja de la democracia es que facilita la alternancia en el poder sin necesidad de revoluciones bananeras o cuartelazos en forma de golpes de estado. Es decir, podríamos explicarlo de esta forma: Existe una regla básica en toda democracia, es decir, Yo, perdedor de las elecciones, acepto que tú gobiernes, resignándome a hacer una oposición pacífica, siempre que tú respetes las reglas del juego que garanticen la limpieza electoral y las libertades y derechos que a mí me permitirán gobernar alguna vez. Es obvio que si una de las partes no respeta la regla básica expuesta es que quiere gobernar de una forma totalitaria, quedando la otra parte liberada, a su vez, de respetarla –en otro caso quedaría en desventaja y forzada a acatar la arbitrariedad–, por lo que se iniciaría una fase de convivencia violenta.

Nunca la democracia puede funcionar si sus principales partidos políticos no aceptan las reglas básicas democráticas, normalmente incluidas en las constituciones.

miércoles, 18 de febrero de 2009

La estúpida ideología antiobrera


A una gran masa de la población, cautiva por su ideología, le cuesta aceptar que los costes del despido y los obstáculos legales existentes para llevarlo a cabo disuaden a los empresarios para contratar a otros trabajadores. Son trabas que se ponen al normal funcionamiento del mercado laboral por parte de sindicatos y de políticos populistas de todo color y pelaje.

Tampoco entienden que sólo deben ser las acciones de los consumidores las que repercutan en el mercado laboral; dicho de otro modo, cuando las necesidades de los consumidores cambien con relación a un producto, ese cambio repercutirá sobre la masa de trabajadores que elaboran ese producto.

Sin embargo, podemos encontrarnos con dos argumentaciones antagónicas en función de la capacidad de reflexión o sometimiento ideológico de los individuos:

a) La empresa despide a un operario muy necesario para su buen funcionamiento porque el empresario, que es malo por naturaleza, está obsesionado con despedir a obreros y siempre quiere fastidiar la vida a todo aquel que dice ser trabajador y, de paso, a las suegras de éstos, que los van a tener que mantener a la sopa boba.

b) El puesto de trabajo deja es prescindible porque sus frutos ya no dan satisfacción a los consumidores.

En el primer caso, el empresario sería castigado por el propio mercado, por lo que no se necesitan sanciones complementarias impuestas por el Estado. O sea, que si un empresario despide a su mejor trabajador está dejando de obtener un beneficio por prescindir caprichosamente de la mayor productividad que le reporta dicho trabajador. Es más, otros empresarios de la competencia estarán deseosos de contratar al trabajador despedido para favorecer su producción y ganar más dinero, compitiendo así de forma ventajosa con el empresario caprichoso y malvado cuyo destino será su expulsión del mercado.

Es fácil de comprender siempre que entendamos que un puesto de trabajo es rentable siempre que satisfaga a los consumidores o que un empleador caprichoso que despide a los operarios más productivos, víctima de sus fobias personales, no está sirviendo a los clientes y, por tanto, lo notará en su cuenta de resultados.

Está demostrado que la economía libre de mercado o capitalismo enriquece a los trabajadores en contra de las contraproducentes políticas laborales socialistas aplicadas en nuestro país tanto por gobiernos del PSOE como por gobiernos del PP porque, a corto plazo, el salario mínimo y los costes del despido suponen un incremento del paro; pero si esas políticas se prolongan en el tiempo, el desempleo también lo hará y se convertirá en endémico.

Por lo que respecta al largo plazo, las políticas socialistas o intervencionistas también conllevan una disminución de la inversión empresarial o capitalización, que se traduce en un aumento de la demanda laboral y en unos salarios más bajos.

Por tanto, la política laboral socialista produce dos pesadillas para todo trabajador: más paro y salarios más reducidos para el que tenga la suerte de ser contratado.

En este sentido, resulta paradójico y estúpido que una ideología tan antiobrera se la identifique con la “clase obrera”.

A pesar de todo, por muy dañinas que sean las políticas populistas laborales
seguirán aplicándose por gobiernos parásitos porque, a efectos electorales, el cortoplacismo es lo que garantiza el poder y la poltrona.

sábado, 14 de febrero de 2009

Los partidos antidemocráticos


¿Qué ocurre con los partidos antidemocráticos?, porque la libertad no sería libertad si ellos no pudieran ejercerla también. Así, algunos partidos políticos de inclinación dictatorial han disfrutado y disfrutan de las libertades democráticas, pero está claro que ello resulta aceptable sólo en cuanto no alcancen el poder, pues si lo hicieran y aplicaran sus ideologías, la democracia naufragaría.

En otras palabras, la democracia descansa en el supuesto de que la mayoría de los ciudadanos no votará a un partido contrario a las libertades; y por lo común así ha ocurrido pero no siempre. Hitler obtuvo el poder democráticamente afirmando que no iba a eliminar la Constitución, sino a interpretarla de manera más “profunda” más “generosa”, dirían otros ahora.

Lo mismo está ocurriendo actualmente con gobiernos como el de Venezuela que dicen representar al pueblo y llegados al poder por medios democráticos enseguida comienzan el proceso de demolición del sistema de libertades. Estos hechos vulneran gravemente las reglas del juego democrático, sustituyen la moderación por el extremismo y la política por la demagogia.

jueves, 12 de febrero de 2009

CAZA AL BURGUÉS


No existe una figura más vituperada en la historia que la del burgués, ni un sistema económico menos valorado que el capitalismo. Sin embargo, los burgueses fueron los que encabezaron las revoluciones liberales que acabaron con el feudalismo y sus privilegios. Los burgueses, con la ayuda de la economía de mercado y el consiguiente esfuerzo en desarrollar las tecnologías aplicadas a los medios de producción, lograron sacar de la miseria a millones de personas.

¿Nadie se ha preguntado porqué en la edad feudal no existían sindicatos cuando la miseria, el derecho de pernada y la esclavitud laboral se extendían por todo el mundo de forma generalizada?

¿Porqué los sindicatos de clase o los políticos populistas demagogos surgen como parásitos cuando gran parte de la población empieza a disfrutar de una mayor calidad de vida gracias a la Revolución Industrial impulsada por la burguesía emprendedora?

Siglos después, a pesar de los avances tecnológicos, el abaratamiento de los productos y el bienestar adquirido, seguimos maldiciendo y culpando de todos los males a la economía de mercado y a los principios liberales cuyo único pecado ha sido apoyarse en la libertad.

Con tan pocos amigos, y una vez hecho del anticapitalismo un negocio millonario y, con frecuencia, sanguinario; es difícil, casi imposible, encontrar a alguien que rescate el término "burgués" del ostracismo al que se le ha condenado.

martes, 10 de febrero de 2009

Aborregando a las masas


La pseudoprogresía impone para nuestros hijos, no los suyos, una nueva educación basada en el relativismo moral incompatible con una cultura de esfuerzo, amor a la verdad y gusto por la búsqueda del conocimiento, el cual constituye la más potente fuerza liberadora de la pobreza. Por el contrario, la ignorancia y la generalización de la mediocridad producen la perversión del hombre libre. No hay que olvidar que una de las peores formas de violar los Derechos Humanos es someter a los niños a la ignorancia.

Hoy hablamos de la asignatura de Educación para la Ciudadanía y no porque sea una asignatura absurda o sin un contenido digno de tal nombre, sino porque en sus entrañas se cocerá el recuelo de lo peor del pensamiento totalitario; camuflado, eso sí, para que los niños lo asimilen desde muy pequeñitos. Relativismo moral y adoración del Estado. Desprecio por el individuo y la responsabilidad individual todo ello condimentado con grandes dosis de demagogia. Mucho buenismo, multiculturalismo y tolerancia, muchos golpes de pecho pero ni una sola idea encaminada a que los estudiantes salgan de su etapa escolar verdaderamente preparados.









domingo, 8 de febrero de 2009

¿Quién es el ladrón?


El gran San Agustín escribió que Alejandro Magno había apresado a un pirata y le preguntó qué significaba para él hacerse con la posesión del mar. El pirata respondió con audacia: “Lo mismo que tu entiendes por apoderarte del mundo entero; pero, mientras que yo lo hago con un pequeño barco, a mi me llaman ladrón, tu, que lo haces con una gran flota, eres llamado emperador”. Aquí San Agustín destacó el hecho que el Estado es simplemente un ladrón por imperativo legal, que actúa a gran escala, pero un ladrón legitimado por la opinión de parte de una sociedad pastueña y sumisa. En otras palabras, el Estado es la expropiación organizada, el saqueo sistemático, la explotación planificada.

¿Porqué todos los políticos populistas presumen de gastar mejor que tú el dinero que obtienes con tu trabajo?. Es obvio que esa demagogia colectivista es la baza principal de los nuevos ungidos del poder para seguir dirigiéndonos por el camino de la servidumbre y la esclavitud.
Nuestro dinero, estilo de vida y libertad depende de las decisiones partidistas y subjetivas de un grupo de oligarcas políticos populistas que juegan con nosotros como si fuéramos piezas de un juego sin reglas, donde quien gana acaba gobernando para poder hacer lo que le da la gana ¿Cómo algunos pretenden que los políticos populistas les salven si son éstos el principal problema?
Se ha producido un error en este gadget.

POLITICOS 05

POLITICOS 04

POLITICOS 04
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 03

POLITICOS 03
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 02

POLITICOS 02
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 01

POLITICOS 01
Pulsa sobre la imagen

Cine para reflexionar

Cine para reflexionar
Vencedores o vencidos

El otro Socialismo


http://www.mediafire.com/file/ozzmmmwzkdk/TIRAN MÁS 2