Reflexión para hoy:

     

lunes, 29 de diciembre de 2008

Es difícil que yo trague un bulo de tales dimensiones


Yo cogía habitualmente ese tren de las 7 y 37 que estalló en Atocha. Gracias a Dios ahora no estoy hecho pedazos, por eso nunca me olvidaré de la terrible masacre del 11 de marzo del año 2004.

Hagamos un sencillo ejercicio de reflexión.

Sólo pensemos en los hechos y reflexionemos apartándonos de consignas sectarias y conspiranoias. Las respuestas que las dé cada uno utilizando la lógica y el sentido común.

Empecemos.

HECHO NÚMERO 1. LOS ANTECEDENTES.



Esa terrible mañana de 2004 murió más gente que el día 2 de Mayo de 1808 a mano de los franceses. Sin embargo la mayoría de los españoles han preferido mirar hacia otro lado, a cualquier sitio, salvo a los muertos, que son la imagen terrible, humeante y sangrienta de la masacre.

La gran diferencia es que entonces los asesinados por Murat fueron a la muerte voluntariamente con ánimo de defender la libertad. Esta vez, los 192 asesinados lo han sido sin saber porqué. Sin embargo existe una similitud en ambos casos. Los afrancesados de entonces y la dictadura de lo políticamente correcto ahora, condenaron y condenan severamente a los que se empeñaron entonces o se empeñan ahora en resistirse.

Una de las sandeces que nos contaron tras la segunda guerra de Irak fue que todos los líderes que la habían apoyado iban a pagarlo ante la ciudadanía.

El hecho, sin embargo, es que todos fueron reelegidos, y no sólo George Bush, Tony Blair también, así como el australiano Howard.

Curiosamente los que se opusieron a ella perdieron las elecciones: Gerhard Schröder en Alemania, Jacques Chirac en Francia y Jean Chrétien en Canadá. Es decir, que los que apoyaron la citada guerra sobrevivieron, electoralmente hablando, y los que se opusieron perdieron las elecciones. La única excepción fue la de Jose María Aznar en España. No obstante, paradójicamente, los resultados de las elecciones municipales celebradas al poco tiempo de que España decidiera participar en la segunda guerra de Irak y antes del atentado del 11M dieron un gran respaldo al Partido Popular de Jose María Aznar.

HECHO NÚMERO 2. LA MENTIRA.


Se escuchó en esos días lo siguiente en la cadena SER:

“Tres fuentes distintas de la lucha antiterrorista han confirmado a la cadena SER que en el primer vagón del tren que explotaba antes de llegar a Atocha iba un terrorista suicida”. Ninguna fuente oficial lo confirmó.

Los oyentes de la radio de PRISA todavía escucharían de nuevo a Iñaki Gabilondo, expresarse en estos términos:

“Fuentes de la lucha antiterrorista han apuntado a la cadena SER la posibilidad de que un terrorista se haya inmolado en uno de los trenes. Sin embargo, tanto el Ministerio del Interior como el portavoz del Gobierno niegan esta información, al menos por el momento”.

Un locutor de la casa recoge el testigo de la locución y matizaba:
“Las fuentes consultadas por la SER confirman que una persona llevaba tres capas de ropa interior y estaba muy afeitada, una práctica muy habitual entre los comandos suicidas islámicos antes de inmolarse”.

Carmen Baladía, directora del Instituto Anatómico Forense en el momento de los asesinatos, a pesar de realizar una gran labor en las horas siguientes al atentado que cabe calificar de encomiable, fue objeto de una brutal e insidiosa campaña mediática, al desmentir rotundamente la existencia de suicidas entre los perpetradores del crimen.

En la mentira, cuando está científicamente preparada, siempre deben incluirse detalles claves para hacerla sensacionalista y producir el efecto que se persigue, en este caso incluyeron a un terrorista suicida localizado en un tren con 3 capas de calzoncillos. Además dijeron que la información partía de 3 fuentes oficiales. Repito, 3 fuentes oficiales. ¡Estaban tremendos estos tíos!; pero, a pesar de que sabían que mentían, la bola ya iba corriendo, el daño a la democracia y a la libertad era inevitable.

HECHO NÚMERO 3. LA OCULTACIÓN.


Hace tiempo vi en televisión un documental sobre la investigación de un accidente de avión en el que murieron 230 personas. El avión tras una explosión cayó al océano partido en dos. Fue necesario sacarlo de las profundidades y reconstruirlo pieza a pieza en un hangar. Durante meses y meses los peritos realizaron pruebas exhaustivas con los restos del avión, pruebas de explosivos, entre otras, y tras cuatro años de investigación determinaron que la explosión se debió a una chispa en los depósitos de combustible motivada por el envejecimiento de los cables. Lo más didáctico de este documental es ver como realizaron la investigación, muy diferente, a mi juicio, a la que en España se hizo con el mayor atentado terrorista de nuestra historia. Aquí no faltó tiempo para deshacerse de los trenes, acción que nadie se ha querido responsabilizar. Encima se tuvieron que repetir pruebas de explosivos tres años después.

¿Aún podemos creer que la investigación de los trenes del 11M se hizo con la misma rigurosidad?.

Creo que este documental debiera ser visto por aquellas personas que no admiten que alberguemos dudas razonables sobre el modo chapucero en el que se han hecho aquí las cosas.

Si alguien tiene curiosidad de como investigan este tipo de catástrofes en otros países les aconsejo ver el documental:

http://www.tu.tv/videos/twa-800
http://www.tu.tv/videos/twa-8002

Lamentablemente, por propia experiencia, en Israel se encuentran los mejores especialistas en medicina forense relacionados con terroristas suicidas. Tras los atentados de Madrid se ofrecieron varios de estos especialistas para colaborar en la investigación, sin embargo fueron rechazados al igual que los especialistas estadounidenses.

La cantidad de explosivo utilizado en los trenes fue estimada en más de cien kilogramos y los restos del mismo se depositaron en superficies metálicas, vidrios, tejidos y plásticos. En dichas superficies no resulta difícil localizar y tomar las muestras depositadas. No obstante las pruebas que llegaron a los peritos fueron muy pequeñas y además habían sido limpiadas con agua y acetona, por lo que los nuevos análisis nunca nos podrán decir qué estalló en los trenes.

En el atentado de la Terminal T4 del aeropuerto de Barajas la gran masa demolida correspondía a materiales de construcción que pesaban toneladas y, sin mucha dificultad, se pudo identificar la naturaleza del explosivo utilizado; es más, se dispuso de doscientas muestras para analizar.

Las fotografías tomadas en los trenes demuestran que durante esos días en que se procedió urgente al desguace de los trenes, miembros de la Policía buscaban meticulosamente cualquier tipo de evidencia entre esos restos que se iban retirando.

¿Dónde están esas evidencias que se recogieron?.

¿Dónde está el listado de muestras?.

La destrucción de los trenes me parece, cuando menos, extraña. Hace falta que alguien explique por qué se actuó así. Explicación, que no se ha producido ni se producirá.

¿Si los responsables de la masacre fueran los que nos dicen y si los artefactos tuvieran la composición que nos dijeron, para qué iban a destruir unas evidencias que hubieran podido resultar esenciales para poder condenar en el juicio a los responsables de la matanza?.

¿Cómo iban a destruir unas pruebas que hubieran podido utilizarse para demostrar la culpabilidad de los culpables oficiales?

¿Quien profanó la tumba y quemó el cadáver del miembro del grupo de operaciones especiales fallecido en la explosión de Leganés?

HECHO NÚMERO 4. LOS ASESINOS.



Las características esenciales del terrorista suicida islamista son las siguientes:

- Asesinato del mayor número de personas.
- Pertenecer a una organización militarizada rígidamente estructurada.
- Planificación meticulosa de los atentados.
- Búsqueda de la espectacularidad del acto.
- Muerte del terrorista porque cree que irá directamente al paraíso con sus vírgenes doncellas si fallece combatiendo por el Islam. Esta persecución contumaz del ideal en que ha sido instruido le hace estar completamente motivado, convirtiéndose en un combatiente excepcional, muy difícil de contrarrestar.

El terrorismo suicida podríamos definirlo como el método operativo en el cual el acto mismo del ataque depende de la muerte del terrorista llevándose por delante el mayor número de vidas enemigas.

La finalidad de este terrorismo suicida es golpear la moral del enemigo.
Matadles donde deis con ellos, y expulsadles de donde os hayan expulsado. Tentar es más grave que matar. No combatáis contra ellos junto a la Mezquita Sagrada, a no ser que os ataquen allí. Así que, si combaten contra vosotros, matadles. Esa es la retribución de los infieles.

Corán. Sura 2: 191.

¿Por qué los terroristas tuvieron la delicadeza de esperar más de 5 horas para que desalojaran los 8 edificios colindantes antes de hacer estallar el edificio?.

¿Porqué eligieron suicidarse renunciando a su derecho divino de ganar el paraíso acompañados de doncellas vírgenes cometiendo el pecado de no llevarse por delante a los vecinos infieles de alrededor?.

¿Porqué nuestros fanáticos terroristas islamistas son tan distintos y se saltaron los preceptos coránicos?.

¿Porqué nuestros terroristas islamistas no se presentan ante los tribunales jactándose de sus crímenes y llamando a la Yihad?.

Si observamos la actitud de otros acusados islamistas que han participado en atentados similares, comprobamos la existencia de un comportamiento totalmente contrario.

El responsable de la masacre de Bali, por ejemplo, se alegró de su condena a muerte porque eso le acercaría más a Dios e insultó y se burló del tribunal que lo juzgaba. También el único miembro sobreviviente del grupo que perpetró los atentados del 11S se jactó de su responsabilidad y afirmó no esperar ninguna indulgencia.

Todo el mundo mantiene sin dudarlo que los terroristas eran islamistas fanáticos puros, es decir, muy religiosos; y como buenos creyentes no tomaban drogas o no bebían alcohol. Pero los procesados eran en su mayoría delincuentes comunes o camelleros y casi todos ellos confidentes o controlados por las fuerzas de seguridad del Estado.

El resultado de años de investigación policial y judicial es que sólo se han condenado a 3 personas por el 11M: un español y dos marroquíes, y ninguno de los condenados es un fanático islamista.

HECHO NÚMERO 5. LA JUSTICIA.

Antes de destruir los trenes nos han contado que no hubo ningún análisis científico del explosivo utilizado y, por tanto, no hay pruebas de nada.
Olga Sánchez, la fiscal del caso, declaró con rotundidad lo siguiente:
“En los trenes ha estallado Goma 2 ECO, ¡y vale ya!".

Debemos recordad también lo afirmado por el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza:

"Da igual el explosivo que se utilizase para perpetrar la masacre”.

Las dos afirmaciones dibujan perfectamente el panorama judicial.

HECHO NÚMERO 6. LA MANIPULACIÓN.

Inmediatamente después de los atentados comenzó la manipulación ciudadana.

Nadie duda que la campaña de criminalización contra el Partido Popular, a quien se le hizo responsable de la masacre, tuvo el efecto de dejar el camino libre para que desde partidos opuestos se tomara el control inicial de las movilizaciones ciudadanas.

Posteriormente hemos visto el nuevo protagonismo estelar de los dirigentes del actual Partido Popular, renegando de sus bases y optando por la simbiosis con el partido socialista, o sea, el Partido Popular ha optado en sumarse, sin reparo, al circo de lo políticamente correcto, lo que hace perder el poco respeto que se podía tener por la versión oficial del 11M.

¿A qué responde La tibieza que actualmente demuestra el Partido Popular ante el 11M?.

No hay que ser muy inteligente para saber que la manipulación en las conciencias ciudadanas o el propio atentado del 11M, no fueron las causas únicas por las que el Partido Popular perdió, de nuevo, las elecciones.

Fue el mismo Rajoy y sus acólitos quien las perdió cuando, con debilidad, decidió aceptar sumiso esa imagen que los socialistas tenían de su partido, una imagen referenciada en la guerra civil, cuando ni siquiera existía el Partido Popular en esos años, una imagen referenciada en la catástrofe del Prestige, o una imagen referenciada en la segunda guerra de Irak; pero todo va más allá. Las cargas de profundidad van dirigidas a los fundamentos ideológicos y culturales del electorado no socialista.

Matizo en lo de “segunda guerra” cuando me refiero a la intervención bélica en Irak puesto que os recuerdo que existió una primera guerra en Irak con militares españoles que estaban cumpliendo el servicio militar obligatorio y que fueron enviados por Felipe González; pero al ser éste socialista la primera guerra siempre será buena y la segunda no. ¡Que cosas que tiene el socialismo!

Rajoy y sus adeptos aceptaron sin rechistar la versión socialista de la segunda guerra, sin darse cuenta de que al hacerlo hicieron suya también la caracterización de belicistas, mentirosos y antidemocráticos que les habían endosado.

Todo sabemos que los dirigentes del Partido Popular han deambulado, durante éstos últimos años, por los medios de comunicación, desde los que se les había llamado asesinos, para someterse a un martirio de entrevistas en las que sólo se respiraba ira y desprecio. La fonoteca de la cadena Ser y la hemeroteca del periódico El País están repletas de disculpas, disimulos y huidas de estos personajillos de escasos principios.
Pero cuanto más han intentado los responsables del Partido Popular escapar del estigma de la guerra iraquí, más se ha intensificado la presión socialista hacia ellos, persiguiéndoles aún con más ahínco. Este arrodillamiento sumiso nunca ha aplacado o aplacará a sus maltratadores.

Pocos ataques a la libertad de expresión reúnen tantos aspectos deshonrosos como el que ha sido el intento de mordaza, disfrazado de querella por injurias y que ha llevado a Federico Jiménez Losantos a sentarse en el banquillo.

Un acto desagradable que nos enseña, entre mentiras y olvidos calculados, hasta qué punto algunos dirigentes del Partido Popular sobreponen el interés político por encima de la libertad de expresión, usando el sentido del honor como coartada.

¿Qué honor es ese que, a la hora de hacer declaraciones, no se impone por encima del indigno interés político por pasar página a la investigación de la mayor matanza de nuestra historia?

¿Qué honor es ese que no se siente ofendido cuando se ve reflejado en un titular como el del periódico ABC que decía: "Gallardón invita a su partido a obviar el 11M y huir de la radicalización"?

¿Qué vacilante honor es ese que sí se ofende, en cambio, por las interpretaciones, no ya libres sino lógicas, que hace un tercero tanto de ese titular del diario ABC como de las propias declaraciones que lo sustentaban?

Otro apesebrado en la poltrona del Partido Popular, Javier Arenas, el líder de los populares andaluces, nos sigue dando pistas del viraje de su partido.

Sobre las investigaciones posteriores al 11M, afirma en una entrevista en el diario El País, que la masacre de Madrid "no está entre las preocupaciones de los españoles".

Es curioso como para los dirigentes del Partido Popular la cadena COPE se ha convertido, de repente, en la mala, en la enemiga; en cambio los medios del grupo PRISA son los buenos y los amigos. No es una teoría mía, sino una realidad apoyada con datos, gestos y políticas. No hablamos de ambigüedades, estamos ante un partido que ha iniciado una transformación para aceptar los cambios en el modelo de Estado y de sociedad impuestos por los socialistas.

Los líderes del Partido Popular se acomplejan de representar lo que representan y presentan un perfil bajo. Sólo el hecho de que les tilden de crispadores les aterra y les neutraliza, así optan por pasar desapercibidos y no molestar a sus adversarios. Esto les está alejando de su base social, de sus votantes y, por pura lógica, se mantendrán alejados del gobierno de la nación durante mucho tiempo.

La frustración de no poder gobernar les lleva a replantearse si ellos se merecen estar donde están, si piensan lo que deben pensar, si actúan como deben actuar. En definitiva, la mayoría de los líderes del Partido Popular piden constantemente disculpas por haber nacido, por ser quienes son, o peor, por recibir votos de quien los reciben y por eso deciden habitualmente abandonar sus principios, aunque algunos nunca los han tenido.

Es exactamente el caso contrario de los socialistas, que presumen de serlo, aunque sólo sea de boquilla. Los socialistas están siempre por delante, utilizando sin reparo su demagogia rastrera con el apoyo aplastante de multitud de terminales mediáticas a su servicio.

Los socialistas no se avergüenzan de su ideología, aunque ésta se ha llevado por delante, durante el pasado siglo, a centenares de millones de inconformes con su doctrina totalitaria. Es más, los líderes socialistas desconocen el significado de perfil bajo, esa gilipollez tan propia de los asesores de Aznar y Rajoy, es decir, de los Elorriaga y Lasalles que deambulan por Génova y alrededores.

El problema del Partido Popular es siempre el mismo, su acomplejamiento frente a un socialismo extremo, rencoroso y desafiante.
En resumen, el atentado del 11M no debía sólo garantizar la expulsión del Partido Popular del gobierno, sino que debía postrar al Partido Popular en un estado de debilidad suficiente como para que esa mitad de españoles que no votan socialismo no tuviera otro remedio que aceptar, al verse privados de liderazgo político, el cambio de rumbo que se avecinaba.

El Partido Popular tiene que ser consciente que debe ser un partido alternativo, totalmente contrario a lo que es el socialismo y que le vota la ciudadanía que tiene claro lo que realmente se esconde bajo esa insidiosa ideología colectivista.

¡Ni centros ni zarandajas!. El Partido Popular debe hacerse oir y perder el miedo a no ser políticamente correcto, debe hacer una oposición seria y contundente, de lo contrario su electorado se desmovilizará definitivamente; pero que nadie piense que se rendirá; saldrá aún más vigorizado de ésta patraña, una vez depurado el partido de esa morralla de líderes que lo están pervirtiendo, porque el ciudadano no socialista nunca cesa en su lucha por la libertad.

HECHO NÚMERO 7. EL ARMA HOMICIDA.

En todo crimen lo fundamental es identificar el arma homicida. En éste no.

El desguace de los trenes se realizó, como ya he apuntado, de forma extremadamente apresurada en los días siguientes al 11M, eliminando en el proceso enormes cantidades de materiales que podían haber aportado, sin ninguna duda, muchas respuestas sobre el tipo de explosivo empleado en los atentados.

Todos hemos visto esas imágenes de cómo se retiraron centenares de kilos de metal o de material de revestimiento de los trenes. Sin embargo, resulta indignante comparar todas esas evidencias destruidas con los pocos fragmentos metálicos, previamente lavados, que se entregaron a los peritos en el juicio, para analizar un explosivo que, al final, no se ha podido concluir cuál es.

¿Por qué no existieron análisis periciales sobre el explosivo que afectó a los trenes hasta que un abogado en el año 2007 solicitó encarecidamente al juez, justo antes del comienzo del juicio, que se hicieran, cuando yá no se podía porque los trenes se habían hecho desaparecer?.

¿Por qué la Juez Olga Sánchez dijo “el explosivo era GOMA2ECO y vale ya”?

¿Por qué se lavaron las muestras con agua destilada y acetona cuyo único propósito es disolver componentes químicos que forman parte de algunos explosivos distintos a GOMA2ECO pero no a este mismo explosivo?

¿Por qué los resultados de los primeros análisis de los explosivos no han visto la luz nunca?

No sabemos con qué mataron a 192 personas el 11 de marzo del año 2004. El Tribunal Supremo, de hecho, le reprochó al juez instructor Del Olmo la destrucción de los trenes, por impedir "un estudio posterior más reposado y en profundidad, e incluso su reiteración de haber sido necesaria, de aspectos que pudieran haber resultado de interés para la investigación".

No sabemos con qué tipo de explosivo se llevó a cabo la matanza. ¿Y aún pretenden contarnos que está todo claro, que hay que pasar página?.

HECHO NÚMERO 8. BENEFICIADOS DE LA MASACRE.

Es obvio que los atentados terroristas de Madrid fueron muy sofisticados; requirieron un cuidadoso diseño así como una ejecución experimentada.

En todo asesinato, la policía siempre se pregunta a quién beneficia el crimen o quién era el enemigo del muerto.

Dicen que el móvil del crimen fue la segunda guerra de Irak, porque eso es lo que nos dijeron. Pero actualmente sólo nos queda esa historia patética según la cual un asturiano esquizofrénico, dos camellos, tres confidentes y cuatro macarras de discoteca se juntaron, de repente y por capricho, para poner doce bombas en diferentes trenes. ¡Ah!, ¡Se me olvidaba!, y los muertos de Leganés, que están bien muertos y nunca podrán decir lo contrario.

¿Por qué los terroristas eligieron ese día?.

¿Por qué alguien voló cuatro trenes de cercanías cargados de viajeros tres días antes de unas elecciones?.

Nadie tira piedras sobre su propio tejado, por tanto podemos saber por pura lógica quien no ha participado en la masacre del 11M. En cambio, si deducimos quien se ha podido beneficiar del atentado, aquí en España y fuera de España, al forzar la masacre un cambio drástico de la política del Gobierno.

No culpo a nadie, creo que la respuesta es obvia. Hasta un niño de poca edad tendría la lógica suficiente para averiguarlo.

Por cierto, algunos sectores de la sociedad tenían mucho interés por saber la verdad tras los atentados y días después de las elecciones fueron perdiendo todo interés por saber la verdad, lo que demuestra realmente que las victimas les importaban verdaderamente poco.

No debemos olvidar que muchos de los partícipes en la investigación o en el juicio han sido promocionados, ascendidos o condecorados, algunos incluso por segunda vez en la misma semana.

MORALEJA

Existe una historia muy popular sobre el 11M que yo suelo contar a los niños. La historia es la siguiente:

Érase una vez unos cuantos marroquíes ¡muy malos, malísimos!, que se juntaron con un asturiano, que era un confidente de la policía y tenía dinamita que hace ¡Bum!. Entonces todos se pusieron de acuerdo para volar unos trenes en Madrid y hacer pedacitos a todos los viajeros.
Seguidamente, se organizaron para aprovechar un día de vacaciones y ¡hala!, a madrugar y poner las bombas.

Pero la policía, que no es tonta, enseguida los descubrió y algunos se suicidaron antes de ser apresados, salvo uno que, como buen ciudadano, estaba tirando la basura orgánica en el contenedor de residuos orgánicos y los plásticos en el contenedor destinado para este tipo de residuos.
Luego la justicia, que en España es muy seria y muy honrada. ¿Sabéis que en España es el único país que no tiene jueces corruptos?. ¡Es que España es España!.

Sigo. Luego la justicia les metió a esos criminales malísimos un paquete de no te menees y de paso despejó todas las incógnitas, así que no hay nada más que preguntar y todos los ciudadanos satisfechos. ¡Como debe ser!. El mal nunca triunfa. Y colorín colorao…

Cuando los niños oyen esta historia siempre me responden al finalizar que prefieren el cuento de Pinocho.

No les hago caso y les cuento otra historia:

A una señora rodeada por una multitud le robaron el bolso y cuando se dió cuenta, alguien se le acercó y le contó lo que había pasado: “Fue un burro que iba volando y se lo llevó de un bocado”.

La víctima del robo replicó, indignada, que no lo creía y, entonces, otro del grupo le contestó: “Pues si no te lo crees, a ver, tía lista, ¡dinos tú quién ha sido!. No puedes decirlo, ¿verdad?. Eres una conspiranoica por no creer la versión ofrecida por ese ciudadano políticamente correcto y normalizado.

Después de oir este cuento, los niños siempre deciden no asistir más a clases de educación para la ciudadanía y declararse objetores.

El 11M tiene muchos flecos sueltos y yo no sigo ni los dogmas sagrados del socialismo ni me callo como los maricomplejines del Partido Popular. No milito en ningún partido porque, como todo liberal, desconfío de la clase política. Afortunadamente soy un ciudadano libre de consignas y dogmas, siendo así difícil que yo trague un bulo de tales dimensiones.
Estamos construyendo una sociedad de corral, una sociedad pastueña en la que yo me niego a integrarme.

Hoy la consigna es tragarse las mentiras del 11M. Si no es así no seré aceptado en el marco de la nueva sociedad borreguil.

Todo es de vergüenza. Produce vergüenza intelectual y vergüenza moral.

Aconsejo ver los siguientes videos y seguir reflexionando

http://www.youtube.com/watch?v=xFO-AZtgCyE

http://es.youtube.com/watch?v=RyciwitGXbo





http://www.goear.com/listen/1182f59/11m-seguimos-exigiendo-justicia-lodicecincinato





http://www.youtube.com/watch?v=LtQj4ug8BrQ







http://www.youtube.com/watch?v=uFzuju_4nwY








http://www.goear.com/listen/2ef1dac/la-mentira-lodicecincinato.tk

sábado, 20 de diciembre de 2008

Caminamos hacia un avispero


España camina a ciegas hacia un avispero. La demagogia y las políticas intervencionistas imperan en todos los partidos. A medio plazo se perseguirá no sólo a los que, como en Cataluña, pretenden hablar en español, sino a todos los que no se identifiquen con el régimen que nos quieren imponer; un régimen pseudodemocráticamente totalitario.
Sin embargo cuando esa actuación sectaria sea cotidiana la mayoría de los españoles libres reaccionarán buscando, nuevamente, la libertad y el imperio de la Ley.

Hay que preparar la resistencia. A nivel personal y a nivel político. Digo preparar la resistencia porque España como Estado dejará de funcionar en un futuro cercano, pero la Nación española no habrá desaparecido en el espíritu de la rebelión de las clases medias.

No caben soluciones intermedias, la clase política tiene que cambiar y gestionar nuestros intereses, no los del partido que representan. La lucha es imparable, o están con las clases medias o se enfrentarán a ellas.

La historia de España ha demostrado repetidamente que cuando los españoles perciben que la ruina es inminente reaccionan. Como lo hicieron los pueblos de toda España tras los intentos de implantar un sistema político totalitario y colectivista en el siglo veinte o en el caso de la invasión francesa del siglo diecinueve. El español tarda en rebelarse pero cuando lo hace es contundente. Esa tardanza en reaccionar se debe a la connivencia de la clase política unido al espíritu acomodado, poco cultivado y servil de una gran masa de españoles.

En el caso de la invasión del gabacho no existió reacción popular hasta el 2 de mayo de 1808 porque la invasión había sido consentida por los Borbones, padre e hijo, por los dirigentes políticos de la época, así como por la progresía y los intelectuales acomodados y pastueños de esa clase política, a los que posteriormente se identificaron como afrancesados.

Afortunadamente la libertad se abre camino. Recordemos lo que unos hombres libres escribieron una vez:

“Sostenemos como evidentes estas verdades:

Que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre éstos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados; que cuando quiera que una forma de Gobierno se haga destructora de estos principios, el pueblo tiene el derecho a reformarla o abolirla e instituir un nuevo Gobierno que se funde en dichos principios, y a organizar sus poderes en la forma que a su juicio ofrecerá las mayores probabilidades de alcanzar su seguridad y felicidad.

La prudencia, claro está, aconsejará que no se cambie por motivos leves y transitorios gobiernos de antiguo establecidos; y, en efecto, toda la experiencia ha demostrado que la humanidad está más dispuesta a padecer, mientras los males sean tolerables, que a hacerse justicia aboliendo las formas a que está acostumbrada. Pero cuando una larga serie de abusos y usurpaciones, dirigida invariablemente al mismo objetivo, demuestra el designio de someter al pueblo a un despotismo absoluto, es su derecho, es su deber, derrocar ese gobierno y establecer nuevos resguardos para su futura seguridad”.

jueves, 4 de diciembre de 2008

¡No disimules!, sabes muy bien que en España se está aplicando la pena de muerte

En España se aplica la pena de muerte cada 4,7 minutos, lo que significa más de trescientas ejecuciones al día.




Es difícil entender qué les ocurre a los que dicen llamarse progresistas. Ese pseudoprogresismo responde a un esquema muy sencillo: echar la culpa de todo a Aznar, a Bush o a Franco, ser pacifista con los terroristas y apoyar, con grandes dosis de demagogia, a los desfavorecidos; sin embargo, el más débil, el más indefenso, el más dependiente de todos los seres no les parece digno de amparar. Sólo la propaganda más cínica ha podido hacer creer a mucha gente ese talante de buenismo de los falsos progresistas.

La ideología pseudoprogresista se contradice y para colmo argumentan los derechos de la madre, presentándola como una pobre víctima indefensa no se sabe muy bien frente a qué.

Es terrible que identifiquen al feto como un conjunto confuso de células parecido a un tumor que está pudriendo el seno de una mujer. La mayoría de los abortos no se corresponden a un potencial peligro para la vida de la madre o grandes malformaciones del embrión, sino que se aborta por comodidad de los padres; comodidad que está por encima de la vida del hijo. Son gente salvaje, que consideran el aborto antes un derecho que un delito.

Desgraciadamente, el tema del aborto es algo más que una cuestión ideológica; nos obliga a comprometernos a todos, puesto que nadie que diga ser persona puede permitir asesinatos en masa de inocentes y encogerse de hombros.

Vivimos en una sociedad sin valores que ha hecho del aborto una forma primitiva de anticoncepción. Existe una maldad reinante, maldad de quien no se alarma con centenares de miles de abortos anuales.







¿Qué os pasa a los progresistas? ¿Acaso no os impacta hablar de máquinas trituradoras de fetos de 7 meses o ver las fotos de los cuerpecitos troceados?
Ese falso progresismo que a algunos tanto enorgullece, no puede ser otra cosa que un crimen. Argumentáis como logros esa falsa emancipación de la mujer, ese avance en su autonomía, para que pueda decidir por sí misma, sin límite alguno. El niño muerto no será un obstáculo para el desarrollo de ese maldito progreso, sólo será un residuo clínico sin importancia.

Si una pareja no desea la paternidad disponemos de medios anticonceptivos para evitar el embarazo, pero si por casualidad la mujer ha quedado embarazada que lo lleve a término, que la sociedad acogerá a ese nuevo ser. Muchas parejas con problemas de esterilidad no son las únicas que aspiran a recibir en adopción a un niño. Hoy, ésta posibilidad es contemplada también por familias estables, con hijos o sin ellos, sin dificultades de fertilidad.

Para la mayoría de la clase política, los feministas y demás pseudoprogresía el aborto es un signo de "modernidad". Pero hay que decirlo en voz alta: Quien garantiza, favorece y promociona el aborto está ayudando decisivamente a la construcción de una sociedad enfermiza y decadente.
A todos los falsos progresistas: os recuerdo que vosotros también fuisteis embriones y si vuestros padres hubieran tenido vuestras ideas simplemente no existiríais.
Algunas mentes mediocres dicen que el embrión tiene muy pocas células, concretamente y, respetando la consigna, suelen decirlo así: ¡si sólo es un puñado de células!. Pero yo les digo que quien suscribe es posible que tenga más células que ellos, ¡al menos en el cerebro!. ¿Qué derecho me da a eliminarles en base a ese argumento?

Todo nuevo ser concebido es un ser humano genéticamente definido, con capacidad para auto desarrollarse, dependiente pero al mismo tiempo autónomo respecto a la madre. La continuidad de su proceso evolutivo hace arbitrario cualquier intento de fijar su humanidad en algún momento entre el día de su concepción y el día de su defunción. Durante ese espacio de tiempo, con independencia de las distintas etapas evolutivas, estamos en presencia de un mismo ser humano.



Algunos dicen que el feto no razona, ni siente, ni padece, pero ¿en qué punto podemos fijar ese grado de suficiencia de la capacidad racional efectiva? ¿quién lo fija? ¿qué ocurre con otros grupos de individuos que no razonan? ¿qué hacemos, por ejemplo, con los niños menores de 3 años o con los enfermos mentales?, todos serían vulnerables ante esos iluminados pseudoprogresistas que quieren crear una nueva sociedad. Sin embargo el final de la historia ya la conocemos, recordemos por un momento que sucedía en la Alemania nacionalsocialista de Hitler. Así pues, el ser humano posee el derecho a no ser privado de la vida desde el primer día de la concepción, lo cual convierte en asesinatos los abortos que emplean procedimientos activos para terminar con la existencia del no nacido.




Nadie decide por ti, en cuanto a mantener vivo o matar a tu hijo, ni siquiera tu propio hijo se va a revolver contra ti. El nuevo ser confía plenamente en sus padres, depende de ellos, es lo único que tiene en este mundo.

El derecho a la vida no es cuestión de partidos políticos electoralistas sino un derecho esencial por el que nos tenemos que regir todos los seres humanos, incluso los ateos, porque matar no es progresista, porque debemos respetar la vida de todos los seres humanos, incluso la de los que miden muy pocos centímetros.

Matar a vuestro hijo por el hecho de que sea muy pequeñito sólo va a depender de vosotros y vuestra conciencia.




Recordad ésto: “Una mala conciencia es como un pelo en la boca”.








Se ha producido un error en este gadget.

POLITICOS 05

POLITICOS 04

POLITICOS 04
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 03

POLITICOS 03
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 02

POLITICOS 02
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 01

POLITICOS 01
Pulsa sobre la imagen

Cine para reflexionar

Cine para reflexionar
Vencedores o vencidos

El otro Socialismo


http://www.mediafire.com/file/ozzmmmwzkdk/TIRAN MÁS 2